Historia de Nuestros Pacientes - Izarah


Izarah, paciente del mes
The default player for embedding or displaying video on stjude.org. Default size: 480x270

Izarah
5 años
leucemia linfoblástica aguda

Entre palmeras y castillos de arena, el verano se vuelve perfecto para Izarah y sus dos hermanas. Es tiempo de visitar a la familia en Puerto Rico y la playa siempre es una parada obligatoria.  

Mamá y papá planifican por semanas qué llevar y a dónde ir, y sus tres niñas se desbordan de alegría ante la anticipación.  La última visita, sin embargo, cambió todo para siempre.

Sin haber disfrutado de sus actividades favoritas, la familia ya estaba de camino al hospital de la capital y nadie estaba listo para enfrentar lo que les esperaba. Pero así nada más, les llegó la noticia que les cambiaría la vida.

Se encontró que Izarah tenía leucemia linfoblástica aguda y su condición era muy delicada. Mamá y papá debían decidir rápidamente a donde referir el caso de su niña y estaban aterrorizados. St. Jude Children’s Research Hospital en Memphis, Tennessee fue la opción evidente para su niña en medio de ese dolor.

“St. Jude no es como un hospital. Es una segunda casa. Llegamos y rápido nos recibieron”, explicó mamá.

Izarah viajó a Memphis a solo 2 días de su diagnóstico y de inmediato los médicos de St. Jude trabajaron diligentemente para diseñar un tratamiento personalizado que le ayudaría a dar la batalla inteligente contra la condición.

Más inesperado aún para la familia fue cómo St. Jude los apoyó más allá de la enfermedad de Izarah. Las donaciones mensuales de miles de donantes hicieron posible que la familia de Izarah tuviera acceso a vivienda, transportación, comida y hasta servicios suplementarios como el apoyo sicológico para la familia.

“Lidiar con el cáncer no es solamente una enfermedad. Afecta las finanzas, la estabilidad familiar y muchas otras cosas, y el hecho de llegar aquí y no tener que preocuparse por nada es una verdadera bendición”, explicó la madre de Izarah.

La implementación de nuevos avances de laboratorio en el tratamiento de Izarah también comenzó a mostrar resultados. En tan solo dos meses, Izarah y su familia ya podían regresar a su casa en Alabama los fines de semana, y tanto para la niña como para su mamá, fue muy valioso volver a reconectarse con la rutina de siempre. Tuvieron la dicha de ver un progreso constante.

“No hay peor batalla que la que no se da. Y en cada momento, Izarah ha dado la lucha 100 por ciento. Gracias a St. Jude, ella sigue aquí con nosotros”.
Actualmente, el tratamiento de Izarah incluye una terapia oral en la casa. Ella y su mamá visitan el hospital cada 8 semanas para un tratamiento más intenso, como parte de un plan de dos años. Una vez termine con este tratamiento, solo visitará a St. Jude como parte de chequeos regulares.

Mientras tanto, sigue siendo la niña curiosa de siempre que sueña con ser bailarina y enfermera de St. Jude. Incluso, participará en el comercial para la campaña Thanks and Giving de St. Jude con Luis Fonsi. Si vieran su felicidad.

Ahora solo le falta volver a la playa. Si todo sale bien, quizás se haga realidad en un par de veranos.

diciembre 2013

Únase a nuestros Ángeles de Esperanza