J. Paul Taylor, MD, PhD, Developmental Neurobiology

Nuevo giro en la enfermedad de Lou Gehrig

En 1939 a un bateador estrella de los New York Yankees se le diagnosticó una enfermedad rara y mortal. La enfermedad, esclerosis lateral amiotrófica (amyotrophic lateral sclerosis, ALS), atacó sus células nerviosas debilitando gradualmente los músculos. Dos años después de finalizar su carrera en el béisbol, Lou Gehrig murió a causa de la ALS. 

La ALS continúa siendo incurable pero los nuevos conocimientos de sus causas dan motivos para tener esperanza. Un equipo de investigación dirigido por St. Jude Children’s Hospital reveló que las mutaciones que causan la ALS tienen un efecto tóxico inesperado en las células nerviosas humanas. 

Los investigadores hallaron que las mutaciones en una proteína denominada TDP-43 afectan la administración de factores críticos a los puntos de contacto entre las células nerviosas y los músculos. Para realizar el descubrimiento, los científicos desarrollaron una nueva manera de rastrear los factores en las células nerviosas vivas de seres humanos. 

La investigación, publicada en la revista científica Neuron, abre un camino nuevo en la búsqueda de tratamientos para la ALS y los trastornos relacionados como las enfermedades de Parkinson y Alzheimer. El trabajo fue conducido por el Dr. J. Paul Taylor, PhD, del Departamento de Neurobiología del Desarrollo de St. Jude.

Lea la historia completa (en inglés).