Danny Thomas at the statue of St. Jude Thaddeus

Danny Thomas y la Fundación del St. Jude Children's Research Hospital

Fue hace más de 70 años que Danny Thomas, en esos momentos un artista joven y poco conocido, quien contaba con tan sólo siete dólares en su bolsillo, se arrodilló en una iglesia en Detroit, Michigan, frente a una estatua de San Judas Tadeo, el santo patron de las causas perdidas. Danny Thomas le pidió al santo: “muéstrame mi camino en la vida”.

Su oración fue respondida, y muy pronto se mudó con su familia a Chicago para continuar su carrera como animador. Pocos años después, durante otro punto crítico en su vida, Thomas volvió a orarle a San Judas, y pidiéndole fervientemente que lo guiara en su vida, juró que algún día le construiría un santuario.

Con el paso de los años, la carrera de Danny Thomas prosperó a través de su participación en películas y programas de televisión, y se convirtió en un animador conocido en todo el país. Y él recordó su promesa de construir un santuario para San Judas Tadeo.

A comienzos de la década de los 50, Danny Thomas comenzó a analizar con sus amigos cómo hacer realidad la promesa hecha a San Judas Tadeo. Poco a poco, la idea de un hospital para niños, posiblemente en Memphis, Tennessee, comenzó a tomar forma. En 1955, Danny y un grupo de empresarios de Memphis, que se habían comprometido a ayudarlo a cumplir su sueño, fueron atraídos por la idea de crear un hospital dedicado exclusivamente a la investigación para curar las enfermedades catastróficas en los niños. Más que sólo un lugar para brindar tratamiento, sería un centro de investigación para los niños de todas partes del mundo.

Danny Thomas había comenzado a recaudar fondos como resultado de su visión del hospital a comienzos de la década de los 50. Hacia 1955, los líderes de las empresas locales que se habían unido a su causa comenzaron a recaudar fondos, sumándose a los logros de Danny, quien atrajo el aporte de las principales estrellas del mundo del espectáculo a Memphis. Acompañado frecuentemente de su esposa, Rose Marie, Danny recorrió en automóvil los Estados Unidos, hablando de su sueño y recaudando fondos en reuniones y eventos especiales. La energía con que se movía era tan frenética, que una vez Danny y su esposa visitaron 28 ciudades en 32 días. Si bien Danny y sus amigos recaudaron el dinero para construir el hospital, aún se enfrentaban a la enorme tarea de reunir los fondos anuales requeridos para su funcionamiento diario.

Danny se dirigió a sus compatriotas norteamericanos que compartían la herencia cultural de la lengua árabe, en su profunda creencia de que los norteamericanos de ascendencia árabe deberían de agradecer, como grupo, a los Estados Unidos de América por los beneficios de la libertad ofrecida a sus padres. Thomas también sintió que el apoyo al St. Jude sería una forma noble de honrar a sus antepasados inmigrantes que habían llegado a América.

La petición de Danny generó una respuesta muy positiva. En 1957, 100 representantes de la comunidad árabe-norteamericana se reunieron en Chicago para formar ALSAC (American Lebanese Syrian Associated Charities), con el único objetivo de recaudar fondos para solventar los gastos del St. Jude Children's Research Hospital.

Desde ese momento, ALSAC, cuyas oficinas corporativas se encuentran en Memphis, Tennessee, y que cuenta con oficinas regionales alrededor de los Estados Unidos, asumió la responsabilidad por todos los esfuerzos de recaudación de fondos del hospital. En la actualidad, ALSAC recauda millones de dólares anualmente a través de diversas actividades y eventos especiales entre los norteamericanos de todos los orígenes étnicos, religiosos y raciales. ALSAC es la cuarta organización sin fines de lucro, en orden de magnitud, asociada al área de la salud en los Estados Unidos, dedicada a la recaudación de fondos, y recibe el apoyo de más de un millón de voluntarios en toda la nación.

El St. Jude Children's Research Hospital, el gran sueño de Danny Thomas, abrió sus puertas el 4 de febrero de 1962, y actualmente se le reconoce como uno de los principales centros en el mundo para el estudio y el tratamiento de enfermedades catastróficas en la niñez. Centrándose en diferentes tipos de leucemia pediátrica, diversas formas de tumores sólidos, y la investigación biomédica durante su primera década de existencia, las terapias desarrolladas en el hospital y los éxitos de las investigaciones esparcieron su fama mundialmente, y contribuyeron a salvar las vidas de una gran cantidad de niños de todas partes del mundo.

Hoy en día, la investigación que se lleva a cabo en el St. Jude incluye el trabajo en trasplantes de médula ósea, quimioterapia, bioquímica de células sanas y cancerosas, tratamientos de radiación, enfermedades de la sangre, la resistencia a la terapia, los virus, enfermedades hereditarias, la influenza, y los efectos psicológicos de las enfermedades catastróficas. Hoy, bendecidos con la primera población importante de adultos que han sido curados después de haber recibido quimioterapia y radioterapia en el St. Jude cuando aún eran niños, el hospital se mantiene en contacto con estos pacientes, a fin de realizar investigaciones bioestadísticas a largo plazo sobre la historia de su salud. Los problemas secundarios potenciales relacionados con el tratamiento de su enfermedad podrían generar ajustes en la quimioterapia y la radiación, mejorando así  la vida de los niños que sean diagnosticados con cáncer en un futuro.

Desde su apertura en 1962, el St. Jude ha brindado tratamiento a más de 19,000 niños de todos los Estados Unidos y otros 60 países. Todos los pacientes del St. Jude han sido aceptados mediante la referencia de un médico debido a que habían sido recientemente diagnosticados con una enfermedad que estaba siendo investigada en el St. Jude. La capacidad de afrontar los gastos nunca ha sido un impedimento para la admisión de un solo paciente. Todos los pacientes del St. Jude han recibido tratamiento independientemente de su capacidad para afrontar los gastos, siendo ALSAC la organización que se encarga de cubrir aquellos costos de los tratamientos que no estén cubiertos por las compañías aseguradoras, y el total de los costos en los casos en que no se cuente con un seguro médico.

Mediante los avances asombrosos en el tratamiento de los distintos tipos de leucemia pediátrica y las diversas formas de tumores sólidos, el “pequeño hospital en Memphis” de Thomas (que en la actualidad exhibe costos operativos diarios que ascienden a alrededor de US$1,400,000), permitió mejorar la atención de la salud de los niños de todo el mundo.

De una promesa como “muéstrame mi camino en la vida y yo te construiré un santuario” hasta la realización de un sueño, Danny Thomas vivió para ver cómo su pequeño hospital se convertía en un símbolo de esperanza para los niños cuyas enfermedades fueron consideradas en algún momento como causas perdidas. El fundador del St. Jude Children's Research Hospital y de ALSAC, falleció el 6 de febrero de 1991, sólo dos días después de reunir a pacientes, padres y empleados para celebrar el 29° aniversario del hospital. Sus restos fueron sepultados en una cripta familiar en el pabellón Danny Thomas/ALSAC, en los jardines del hospital. El 12 de julio del año 2000, su esposa Rose Marie falleció, y yace junto a su amado esposo en el Memorial Garden del hospital. Hoy, sus hijos Marlo, Terre y Tony, continúan con la labor de sus padres, y siguen siendo una fuerza propulsora para llevar a cabo la misión de su padre.
 
Danny ya no está con nosotros, pero su sueño sigue vivo.