No descansaremos hasta que ningún niño muera de cáncer

Tasas de supervivencia

Cuando St. Jude abrió sus puertas en 1962, la comunidad médica pensaba que muchos tipos de cáncer infantil eran incurables.

No les hicimos caso.

Y hoy día, gracias a las investigaciones de científicos y el cuidado de médicos de St. Jude, hay miles de familias que se alegran mucho de que no hiciéramos caso.

Nuestro trabajo en St. Jude ha ayudado a aumentar la tasa de supervivencia del cáncer infantil de un 20% a un 80%. Y esa es una noticia muy buena.

Pero queremos una noticia espectacular. Y esa noticia será cuando curemos a todos los niños.

En la próxima década nuestra meta es incrementar la tasa de supervivencia del cáncer infantil a un 90%, y no descansaremos hasta que llegue ese día increíble cuando el cáncer no arrebate la vida de ningún niño.

Tú puedes ayudarnos a conseguirlo. Haz tu donación hoy y estarás ayudando a proporcionarnos las herramientas necesarias para terminar con el cáncer infantil.

Comparte nuestra misión.

Recibe nuestras noticias.