Luis Alfonso con el cheque que entregó

El invento de Luis Alfonso

“¡Declaro que este verano iré a Memphis!” Con esta afirmación, y con toda la inocencia que caracteriza a un niño de 6 años de edad, Luis Alfonso le dijo a su madre Hazel que cumpliría su sueño de visitar St. Jude Children’s Research Hospital para entregar personalmente su donación. 

Varios días después se encontraba de visita en casa de sus tíos, precisamente residentes de Memphis, Tennessee, ciudad donde ubican las instalaciones de St. Jude. 

“Para él esto nunca fue un juego, siempre fue algo muy real”, destaca vía telefónica desde su residencia en Sabana Grande, Puerto Rico el padre del niño que, en escasas semanas, logró recaudar la cantidad de $1200 para los niños de St. Jude. 

Inicialmente, ambos padres tomaron la decisión del infante de recaudar dinero para St. Jude como una simple idea para entretenerse tras haber visto en la televisión uno de nuestros anuncios. Pero lo cierto es que, desde ese momento, Luis Alfonso comenzó a recortar boletos para un torneo de baloncesto y a decirles a sus amiguitos y familiares que tenían que comprarlos, pues sería a beneficio de la institución. 

“Tenía todo un plan elaborado y me di cuenta que estaba comprometido; él quería llevarle su aportación a los niños de St. Jude”, agrega el orgulloso padre quien, tras ver el compromiso de su hijo mayor, decidió que “para el próximo año haremos un evento real junto a su equipo de baloncesto y Luis Alfonso podrá continuar con su misión”. 

El protagonista de nuestra historia confirmó haber disfrutado la oportunidad de venir a nuestro hospital a entregar personalmente el dinero, pues “yo quiero que se pongan mejor”. “¡Lo más que me gustó fue ayudar al hospital!”, exclama emocionado, adelantando que entre sus planes para continuar recaudando fondos aprovechará para “vender quesadillas y lavar carros” en su comunidad. 

“Luis Alfonso tuvo la oportunidad de conocer la historia de uno de los pacientes, y aunque no quiere que se diga, fue a donde la Virgen del Pozo a pedirle que se ponga bien y se cure”, dice la orgullosa madre quien nunca pensó que lo que denominaron en casa como “el invento de Luis Alfonso” llegaría a tener tan bonito resultado. 

“Todos nuestros amigos y familiares ya nos están llamando para decirnos que nos van a ayudar a continuar recaudando fondos para que Luis Alfonso los lleve”, finaliza con mucha satisfacción. La familia ya está trabajando en lograr que su hijo mayor vea realidad el evento que en su mente creó para recaudar más fondos para St. Jude. “El dirigente de su equipo y todos en la familia vamos a trabajar para que lo logre”, puntualiza.