A nuestros pacientes les encantan estas pulseras que pueden llevar puestas o intercambiarse entre ellos.

Los niños usan diferentes materiales de aprendizaje en el programa escolar de St. Jude para que no se queden atrás en sus estudios.

Los pacientes pueden ponerse divertidos tatuajes temporales durante sus tratamientos para calmarse y distraerse.

Jugar con muñecos usando tiritas de colores y equipamiento médico de verdad les ayuda a nuestros niños a familiarizarse con tratamientos médicos.

Los pacientes pueden hacer un deseo cuando arrojan estas monedas especiales en la fuente del jardín de St. Jude.

Durante la fiesta de Halloween del hospital, los pacientes hacen buen uso de sus bolsitas de Halloween para guardar dulces.

Pacientes adolescentes pueden atesorar sus memorias del baile formal de St. Jude con estos marcos de fotos.

Los menús de joyitas ácidas les permiten a nuestros pacientes escoger su sabor y forma favorita de estos suplementos nutritivos que recibirán durante la quimioterapia.

Las calcomanías para cristales son una manera divertida que los pacientes pueden decorar sus habitaciones.

Como Amigo de St. Jude, usted les hará saber a nuestros niños que no están solos en su lucha contra el cáncer, y les traerá sonrisas durante un tiempo difícil. El programa funciona así:

Y como resultado del apoyo generoso de donantes como usted, las familias jamás pagan a St. Jude por nada — porque lo único en lo que debería estar enfocada la familia es en ayudar a su niño a vivir. Estas son algunas de las cosas que sus donaciones ayudan a proporcionar:

Conviértase en Amigo de St. Jude hoy y ayude a hacer la diferencia en la vida de un niño.