St. Jude patient Martina and her dad

    Información Para Pacientes

    St. Jude Children’s Research Hospital es uno de los centros más grandes en el mundo para la investigación y el tratamiento de enfermedades catastróficas infantiles, principalmente el cáncer pediátrico. Nuestros doctores, científicos y personal médico realizan cada día investigaciones trascendentales para encontrar curas e incrementar las tasas de supervivencia de cánceres pediátricos y otras muchas enfermedades catastróficas infantiles. 

    La leucemia linfoblástica aguda (LAL) es la forma más común de cáncer infantil. Cuando los científicos de St. Jude comenzaron sus investigaciones en 1962, únicamente cuatro de cada cien niños con LAL sobrevivían a su enfermedad. Hoy, la tasa de supervivencia es de más del 90%, pero queremos que sea aún mayor. Además, nuevos estudios están ayudando a descubrir las causas genéticas del cáncer pediátrico. Estas investigaciones nos permitirán desarrollar tratamientos más adecuados para cada uno de nuestros pacientes.

    Los científicos de St. Jude se enfocan en generar resultados positivos en los estudios de laboratorio, los cuales se convierten en tratamientos más avanzados para nuestros pacientes. Una parte importante de este proceso es la gran cantidad de pacientes inscritos en nuestros ensayos clínicos. Estos ensayos nos ayudan a medir la efectividad de nuestros protocolos (planes científicos de tratamiento). Cada día, los integrantes de nuestro equipo médico de apoyo monitorean estrechamente la manera en que cada paciente responde al tratamiento.

    En St. Jude, creemos firmemente en que las familias son una parte esencial en el cuidado físico y psicosocial de los niños. Sabemos que la familia es la fuente primordial  de apoyo y fortaleza para los hijos. Nuestros trabajadores sociales, psicólogos, especialistas y capellanes, ayudan a nuestros pacientes y a sus familias a enfrentar estas terribles enfermedades.

    A medida que usted conozca más acerca de las investigaciones y del personal que labora en el St. Jude, podrá entender por qué su hijo recibirá el cuidado y la atención que usted no encontrará en cualquier otro hospital para niños.