Celebrando los líderes regionales de St. Jude


El “field team” o equipo regional y el trabajo de sus integrantes bilingües ha servido para sentar las bases de una comunidad sólida a través de nuevas relaciones con empresas, la coordinación de eventos y el desarrollo programas a beneficios de St. Jude.

St. Jude tiene muchos héroes hispanos que trabajan de manera anónima. Algunos sirven como voluntarios en el hospital, otros envían sus donaciones fielmente cada mes y otros trabajan largas horas buscando los fondos y el apoyo necesario para las familias y el personal médico de St. Jude.

A este último grupo le llamamos el “field team” o equipo regional y el trabajo de sus integrantes bilingües ha servido para sentar las bases de una comunidad sólida a través de nuevas relaciones con empresas, la coordinación de eventos y el desarrollo de programas a beneficio de St. Jude.

Cecilia Villa es una de las pioneras de este programa y aunque han pasado más de 13 años desde que comenzó, todavía se sorprende con la manera en que la comunidad hispana ha ido respondiendo al mensaje de St. Jude.

“Yo comencé en la oficina de Dallas y habían como dos representantes más que hablaban español en otras regiones”, cuenta Cecilia.

“Nos tocaba ir literalmente puerta por puerta. Teníamos un CD en español y algunos materiales básicos. No había una página Web, pero aún así, muchas estaciones de radio y empresarios nos siguieron y les emocionaba mucho la idea de ser los primeros hispanos en hacer el programa radial de Promesa y Esperanza de St. Jude”.

Estableciendo nuevos contactos y alianzas

Conseguir apoyo en una industria que cambia constantemente fue otro reto significativo para Cecilia. Cuando comenzaron con el radiomaratón Promesa y Esperanza, por ejemplo, muchas de las estaciones de radio pertenecían a Hispanic Broadcasting Corporation, pero poco después fueron adquiridas por Univision comprometiéndolos a restablecer contactos y alianzas.

“Teníamos que ir trabajando relación por relación, pero una vez estableciéramos un amigo de St. Jude en algún lado, ésto nos ayudaba a abrir puertas”, explica Cecilia.

El éxito fue tal que, luego de recaudar el primer millón de dólares para los niños de St. Jude, la organización comenzó a reclutar y contratar más empleados bilingües para atender a las diferentes regiones del país, al igual que los departamentos internos de mercadeo.

“Yo le debo mucho a los líderes de esta organización, pero mucha de la inspiración viene también de las familias”

Cecilia todavía recuerda la alegría que sintió cuando recibió un correo electrónico de la madre de José Meléndez. Este paciente apareció en la primera historia del sitio Web de St. Jude en español, y su madre le estaba enviando una foto de su graduación de escuela superior. Desde la publicación en el 2003, Cecilia seguía de cerca el desarrollo de José.

“Al ver a estos niños crecer y desarrollarse, tú te das cuenta que eres parte de una misión increíble. Eso es lo que hace que muchos de nosotros sigamos en St. Jude por 10, 15 años.”

De igual manera, historias como la de José mantienen a la audiencia hispana comprometida y Cecilia se emociona al ver que el apoyo continúa creciendo.

“Creo que la audiencia de hoy sigue buscando a una organización caritativa ejemplar que sea fiel a su misión y que comparta muchos de los valores en sus comunidades. Por eso, la comunidad hispana ha respondido muy bien a nuestro mensaje y al día de hoy, quiere dar más”.

Cecilia Villa es hoy día la directora ejecutiva de relaciones internacionales trabajando con países en Latinoamérica y alrededor del mundo. Sin embargo, continúa asesorando a la nueva generación de líderes hispanos en St. Jude que desean convertir su pasión en frutos para los niños del hospital.

agosto 2012