Few hospital events draw as many patient families as the delicious Cuban-style Christmas dinner prepared yearly by chef, author and television personality Adrianne Calvo.

Chef Adrianne Calvo vuelve a traer su cena navideña a los niños de St. Jude

Pasar la Navidad lejos de casa no es fácil para nadie, y después de un día intenso de tratamientos y decisiones emocionales, para los pacientes y las familias de St. Jude no hay nada mejor que sentarse a la mesa como familia y olvidarse un rato de la difícil jornada. Quizás por eso, pocos eventos del hospital reúnen a tantas familias como la deliciosa cena navideña al estilo Cubano que prepara año tras año la chef y autora Adrianne Calvo para los niños y las familias del hospital.

"Cocinar es definitivamente mi pasión, pero cuando estás ayudando a traerle una sonrisa a un paciente y su familia en St. Jude Children’s Research Hospital durante las fiestas, es realmente cocinar con el corazón”, dijo Calvo. “Hacerles una cena tradicional cubana es mi manera de traerles un poco de su casa”.

A la Chef Adrianne Calvo le encanta compartir 
esta deliciosa cena con los pacientes.

Los pacientes como Darko y Miguel no dejaban de sonreír al ver la abundancia de delicias típicas, como un jugosísimo lechón asado, chicharrón, tostones, plátanos maduros y flan cremoso. La abuela de un paciente volvió a la larga línea por segunda vez solo para expresar su gratitud a la chef, diciendo que hacia muchísimo tiempo que no saboreaba nada tan delicioso.  

La causa de St. Jude es algo muy cercano al corazón de la chef, quien conoce bien lo que es tener cerca a alguien con cáncer. Hace unos años, Calvo vivió la tragedia de perder a su hermana a la terrible enfermedad. Desde ese momento, la chef ha ayudado a St. Jude en todo lo que ha podido. Este año marca la cuarta vez que viene la chef a compartir su cena navideña, y cuando participó recientemente en el exitoso programa Chopped de Food Network, eligió a St. Jude como su causa.

“La razón por la que vuelvo, realmente, son los niños y las familias. Es una experiencia sin igual — después de trabajar duro todo el día para organizar esto para ellos, que estén tan felices de recibir este menú, o simplemente que un niño te diga que les recuerda a la casa de su abuela. Algo así, es increíble”.