Jordin Sparks with a St. Jude patient

La familia de St. Jude celebra 50 años de historia

La celebración no podía faltar el 21 de junio. Esta fecha marcó 50 años de servicio de St. Jude Children’s Research Hospital a niños enfermos alrededor del mundo.

Bajo el tema “Celebrando los momentos”, la ocasión se extendió durante un fin de semana muy especial en conmemoración a la historia de St. Jude, el cual fue complementado con un concierto exclusivo organizado por Target, socio corporativo de muchos años, para las familias del hospital.

Entre las presentaciones especiales, la cantante Jordin Sparks deleitó a las familias con sus éxitos recientes y más tarde compartió en el hospital con los pacientes y personal de St. Jude.

“Disfruté mucho la oportunidad de cantarle a los niños de St. Jude y sus familias”, escribió Sparks en una nota vía Twitter. “¡Qué grupo de niños tan inspirador!”.

Estos hermosos momentos continuaron el sábado cuando Marlo, Terre y Tony Thomas, hijos del fundador del hospital Danny Thomas, ofrecieron un almuerzo en reconocimiento a empleados y patrocinadores de mucho tiempo por su contribución a mejorar las vidas de estos niños.

“Hoy celebramos el 50 aniversario de St. Jude y el gran progreso médico que hemos hecho en el pasado siglo”, dijo Richard C. Shadyac Jr., director ejecutivo de ALSAC, la organización sin fines de lucro de St. Jude. “Aún así, es apropiado reconocer y agradecer también a muchas de esas personas maravillosas- nuestros donantes, voluntarios y socios-quienes generosamente han hecho posible nuestra misión de salvar vidas”.

Las siguientes personas fueron reconocidas:

De igual manera, Marlo Thomas, Directora de Relaciones Nacionales de St. Jude, fue reconocida por los Socios de la Sociedad Americana de Oncología Clínica por su trabajo en la concientización y la investigación del cáncer.

Del laboratorio al tratamiento de pacientes

Luego del almuerzo de la familia Thomas, los invitados tuvieron la oportunidad de conocer más de acerca la estrategia integrada utilizada por St. Jude. Esta estrategia motiva a los médicos y científicos a trabajar juntos a la vez que hace posible acelerar los descubrimientos médicos del laboratorio al tratamiento de pacientes.

Durante la sesión de una hora denominada “St. Jude Live”, se presentó la historia de Brennan, su familia y equipo clínico. Este paciente compartió junto a su familia sus experiencias desde que llegó a St. Jude en el 2009 cuando los doctores lo diagnosticaron con leucemia mieloide aguda. Su equipo clínico discutió los tratamientos de Brennan, mientras el equipo encargado de realizar la investigación básica sobre su enfermedad, habló de su jornada para encontrar los tratamientos.

Thomasseena Cox quedó muy impresionada con la historia. Esta donante de muchos años no tenía idea de la rapidez con la que la investigación de los laboratorios se traduce en tratamiento para los pacientes.

“Aprendimos que la investigación que se realiza hoy puede ser usada en el tratamiento de pacientes mañana. Es investigación en tiempo real”, dijo Cox. “Desde ALSAC a los científicos, los doctores y los empleados, la familia de St. Jude es una organización de excelencia que trabaja unida para realizar trabajo impresionante".

La celebración de fin de semana continuó con una cena donde se destacó el trabajo de St. Jude en los últimos 50 años. Entre los invitados, se encontraron varios de los últimos directores ejecutivos del hospital, incluyendo al Dr. Joseph Simone, el Dr. Arthur Nienhuis y el director y gerente general actual de St. Jude, Dr. William E. Evans.

“Haber tenido la oportunidad de vivir el crecimiento de la organización por muchas décadas, estoy constantemente impresionado de cómo nuestra gente se une por esta misión, cómo siguen hacia adelante por la importancia del trabajo que realizan y cómo St. Jude se eleva por sinergias que nacen de nuestra cultura de compasión, innovación y colaboración”, dijo Evans. “Esto ha creado un lugar que es más grande que la suma de sus partes”.

Celebrando las vidas de los pacientes

La celebración contó además con pacientes que representaron las cinco décadas del hospital, los cuáles se subieron al escenario a contar su jornada de momentos en St. Jude.

Pat representó la primera década del hospital. Este paciente fue atendido en los años 60 y formó parte de un grupo de pacientes que ayudaron a definir los nuevos tratamientos para luchar contra la leucemia linfoblástica aguda hasta alcanzar los índices de supervivencia que vemos hoy. Él y su esposa Marti cantaron la canción “Grandma’s Feather Bed”.

Marget representó los años 70. Con solo 10 meses de nacida, llegó a St. Jude para recibir tratamiento contra neuroblastoma y hoy es la madre de tres niños hermosos.

Kimberlin representó la década de los 80. No solo tuvo que enfrentar una lucha contra el síndrome de células falciformes, sino que los doctores descubrieron que también tenía leucemia mieloide aguda. Para su sorpresa, al recibir un trasplante de médula en St. Jude para tratar la leucemia, también se curó del síndrome de células falciformes.

Ashley, por su parte, tenía solo 2 años cuando se convirtió en paciente de St. Jude. Viajó desde Venezuela para tratar su caso de leucemia. Siete años luego de combatir su enfermedad, los doctores le diagnosticaron linfoma de Burkitt y otra vez le brindaron tratamientos que salvaron su vida.

Darren representó el siglo XXI. Este paciente llegó a los 16 años a St. Jude para tratarse contra unlinfoma no-Hodgkin y hoy día se ha convertido en un reconocido cantautor de música country. Para Darren es un placer devolver un poco de esa esperanza que le dio St. Jude cuando era un paciente, por lo que dedicó la canción “Miracles in Memphis” durante el evento.

Artistas celebran con St. Jude

Además de las historias increíbles de estos pacientes, un número de artistas y celebridades se unieron a la celebración de los 50 años de St. Jude. La modelo, empresaria y personalidad de televisión Daisy Fuentes compartió sus experiencias en St. Jude y presentó al cantautor de música latina Luis Fonsi al escenario, quien le dedicó varias canciones a las familias.

Para concluir la velada, Randy Owen, fundador del programa de música Country Cares, dedicó la conmovedora canción “Angels among us” en celebración de los pacientes y sobrevivientes del hospital.

“Les estamos eternamente agradecidos al sinnúmero de personas que han hecho de St. Jude una institución de esperanza para niños alrededor del mundo y agradecemos con humildad por la ingeniosidad, la inteligencia, generosidad y gracia que les ha movido  a hacer posible el sueño de mi padre”.

Con estas últimas palabras de Marlo Thomas, St. Jude se enfoca ahora en los próximos 50 años de encontrar curas y salvar las vidas de niños enfermos hasta hacer posible el sueño de Danny Thomas: “Ningún niño debería morir en el amanecer de su vida”.