Historia de Nuestros Pacientes - Arianna


St. Jude patient Arianna

Nombre: Arianna
Diagnóstico: tumor cerebral

A la familia de Arianna le encanta la vida militar ya que su padre, Enrique, es miembro de la marina de los EE.UU. En el 2009, la familia fue transferida a Japón, y en tan sólo pocos meses, Arianna comenzó a aprender el idioma fácilmente. Sus padres estaban felices al ver que su única hija se estaba acostumbrando a esta nueva cultura y parecía gustarle mucho.

Un día, Arianna sufrió un ataque epiléptico y sus padres la llevaron al hospital de inmediato. El resultado de la tomografía reveló que Arianna tenía un tumor cerebral. De repente, este mundo extraño y la lejanía de este país eran muy difíciles de soportar. Sus padres decidieron viajar a un hospital de niños en los Estados Unidos en búsqueda de ayuda.
  
En los EE.UU., Arianna fue sometida a una cirugía cerebral. Los médicos les dijeron a los padres de Arianna que el cáncer se había esparcido a su espina dorsal y a su canal auditivo. Los médicos presentían que ella pronto perdería la audición y determinaron que su probabilidad de vida sería sólo de un 10 a un 20 por ciento.

Los padres de Arianna empezaron a investigar otros tipos de tratamientos disponibles. Ellos se enteraron que St. Jude Children’s Research Hospital era el líder del Consorcio Pediátrico de Tumor Cerebral (Pediatric Brain Tumor Consortium). También notaron que el nombre de uno de los médicos de St. Jude aparecía en varios de los artículos médicos de investigación.

Los padres de Arianna pudieron confirmar un referido al hospital St. Jude, y Enrique recibió permiso de las fuerzas armadas para cuidar a su hija.

La familia llegó a St. Jude un domingo en la noche y el médico que atendería a Arianna estaba ahí para recibirlos Este doctor era el mismo que aparecía en los artículos médicos de investigación. Su calma, capacidad y la preocupación obvia por Arianna les dio mucha paz a sus padres. “Era como estar con alguien de nuestra propia familia” dijo Leticia.

St. Jude realizó sus propios estudios médicos y pronto descubrió que el cáncer de Arianna no se había extendido a otras partes de su cuerpo. Arianna fue sometida a una segunda cirugía cerebral para remover el tumor. Ella también enfrentó varios tratamientos de quimioterapia. Recientemente, Arianna celebró su fiesta de “No Más Quimioterapia” celebrada en St. Jude. Sus últimos exámenes médicos no muestran ninguna evidencia de cáncer.

Esta familia militar que siempre se ha enorgullecido en ser capaz de adaptarse a cualquier situación, está aprendiendo a sobresalir también en esta ocasión.

“Es como si mi hija no tuviera cáncer cuando está en la casa” dice Leticia. “En la casa ella es sólo una niña de 4 años quien juega y le gusta arreglarse con diferente ropa”.

Arianna es una niña coqueta y preciosa, a quien le gusta cantar, bailar, hablar y vestirse como una princesa. Sus padres dicen que gracias a la esperanza ella, ellos tiene una vida normal de nuevo.

 

septiembre 2010