Celebrating 50 years of finding cures and saving children
 

Spotlights

La promesa de Danny

Más historias

Danny Thomas revela la estatua de San Judas Tadeo, patrón de las causas 
perdidas, en febrero, 1962.

Ayer

Fue hace más de 70 años que el joven artista Danny Thomas se arrodilló en una iglesia de Detroit, Michigan, frente a una estatua de San Judas Tadeo, el santo de las causas perdidas. Tenía siete dólares en su bolsillo, una bebita recién nacida y el deseo apasionado de triunfar como artista.

“Muéstrame mi camino en la vida”, le pidió Danny a San Judas, a cambio le rendirle tributo con un altar en su nombre. Para su sorpresa, esa misma noche lo llamaron para trabajar como animador en Chicago y la vida de su familia cambió para siempre.

En menos de un año, Danny ganaba $500 dólares a la semana en el Club 5100 en Chicago y se convirtió en uno de los animadores más queridos de su época. Protagonizó espectáculos en New York y Chicago, películas en Los Ángeles y la exitosa serie de televisión “Make Room for Daddy”(“Haga Espacio para Papi”).

Unos años más tarde, Danny decidió que el mejor tributo a San Judas sería un hospital para niños con cáncer y utilizó su influencia en el mundo del entretenimiento para lograrlo.

Hoy

St. Jude es hoy el primer y único centro de cáncer pediátrico en ser designado un Centro de Cáncer Integral por el National Cancer Institute y uno de los únicos centros investigativos de cáncer donde las familias no tienen que pagar al hospital por sus tratamientos.

Sus profesionales mantienen viva la promesa de Danny trabajando fuertemente para encontrar curas al cáncer infantil, trastornos genéticos y diferentes inmunodeficiencias adquiridas y hereditarias.

Entre los logros alcanzados, St. Jude ha desarrollado protocolos médicos que han ayudado a aumentar la supervivencia de cáncer infantil de un 20% a un 80%.
El hospital se considera también como modelo de excelencia por el ambiente de calidad que les brinda a los pacientes y sus familias.

Mañana

Gracias al compromiso de su comunidad médica y el apoyo de donantes a través del mundo, el futuro de St. Jude luce muy prometedor. St. Jude estará expandiendo los estudios en los departamentos de tumor cerebral, investigación de biología evolutiva, química biológica y terapéutica, al igual que el desarrollo de enfermedades infecciosas y análisis de sobrevivencia al cáncer infantil.

El proyecto de genoma humano y cáncer pediátrico que realiza St. Jude en coordinación con la Universidad de Washington también contribuirá a descubrimientos importantes relacionados a condiciones de leucemia, retinoblastoma y meduloblastoma infantil. Recientemente la junta de gobernantes de St. Jude aprobó un plan estratégico que traza la ruta para su crecimiento en el campo de la medicina.