Teresa Gallegos celebra la dicha de ser mamá

Same as stjude.org Main player with Get Code Function turned on. Default Size: 544x306


Una niña pequeña necesita mucho de su mamá. Pero igualmente, una mamá no es nadie sin su querida hija. Teresa Gallegos le agradece a St. Jude Children’s Research Hospital cada día que puede sentarse a dibujar o escuchar música con su valiente Ashley.

Esta jovencita venezolana de 19 años tuvo que luchar fuertemente contra una fuerte leucemia que apareció cuando apenas tenía 2 años. En el proceso, Ashley se ha convertido en la inspiración de otros, incluyendo la de su propia mamá.

“Ashley es muy cariñosa, muy amable, y lo más que me gusta de ella es que cuando alguien se siente mal ella se convierte como en una enfermera o una doctora”, cuenta Teresa. “Ella se apiada mucho de las personas que sienten dolor. Solo ella conoce lo que una persona enferma siente”.  

La primera vez que Ashley fue referida a St. Jude recibió varios ciclos de quimioterapias y medicamentos fuertes para restablecer su sistema inmunológico, pero aunque logró sanarse satisfactoriamente, sufrió una recaída cuando ya la familia había regresado a Venezuela. Esta vez se trataba de un cáncer tipo linfoma de Burkitt, una deformación de las células en el sistema línfatico.

La pesadilla se repite

“Veníamos periódicamente para los chequeos y casualmente ese año se nos atrasó por problemitas de trabajo de mi esposo. Pero Dios sabe lo que hace porque a lo mejor si hubiéramos venido un mes antes no hubiésemos detectado lo que ella tenía ahora.” En esta segunda ocasión, Ashley fue internada para recibir ocho ciclos de quimioterapias intensas y fue sometida a un trasplante de médula ósea muy delicado.

“Fue terrible porque tú no quieres que tu hijo más nunca se enferme de esto. Por eso, para mí la palabra esperanza tiene que ver mucho con St. Jude. Diosito nos trajo de la mano porque este es un sitio ideal”.

Teresa se siente muy agradecida por el tipo de investigación que se está realizando en St. Jude, especialmente porque han hecho posible que pacientes sometidos a terapias tan intensas como la de Ashley, tengan la posibilidad de “soportar un poquito más”.

Un nuevo comienzo

Dentro de toda esta experiencia, Teresa ha aprendido la importancia de valorar cada momento.

“Yo disfruto mucho dibujar con Ashley. Ella quizás sacó esa habilidad de mi, pero ella lo hace mucho mejor que yo. Disfrutamos mucho las dos. Nos encanta la música, las películas, nos encanta el maquillaje, la coquetería... Es una niña muy buena”.

“Si no fuera por este maravilloso lugar, no podría disfrutar felizmente del Día de las Madres con mi hija. Le agradezco mucho a St. Jude”. Gracias a las contribuciones de donantes como usted, Teresa y muchas madres tienen la dicha de disfrutar momentos hermosos con sus hijos.

Ayude a las madres de St. Jude

Visite nuestra página de Cómo Ayudar para ser parte de eventos, buscar información para voluntarios y diferentes maneras de contribuir. También, puede donar ahora mismo o conocer cómo una pequeña contribución mensual puede ayudarnos a seguir brindando esperanza.