Ir al contenido principal
Aaron-James, paciente de St. Jude, sonriente.
 

Aaron-James es un pequeño caballero en los pasillos de St. Jude

Haz una Donación

 
 

Aaron-James y su hermana, Kay-Leigh, tienen personalidades totalmente opuestas: él es tímido, mientras que ella es extrovertida y habla con todo el mundo. Pero estos hermanos tienen una cosa en común: ambos tienen un trastorno hereditario de la sangre llamado enfermedad de células falciformes.

 
Aaron-James, paciente de St. Jude, mirando hacia abajo.
 

A Aaron-James, mejor conocido como A-J en su familia, le diagnosticaron la enfermedad de células falciformes cuando su madre, Kay-Ann, era sargento de las Fuerzas Aéreas. Pronto empezó a recibir tratamiento en un hospital no muy lejos de donde la familia estaba residiendo.

Cuando A-J tenía 2 años, Kay-Ann cambió de trabajo. La familia se trasladó y A-J se convirtió en paciente de St. Jude Children's Research Hospital en Memphis, Tenn.

 
 

Las familias, como la de Aaron-James, nunca recibirán una factura de St. Jude por nada.

 
 
Aaron-James, paciente de St. Jude, sonriendo en su cama de hospital.
 

St. Jude lanzó su primer gran esfuerzo para entender la progresión de la enfermedad de células falciformes en sus comienzos, y actualmente cuenta con uno de los programas de enfermedad de células falciformes más grandes del país. Adicionalmente, las familias nunca reciben una factura de St. Jude por nada.

A-J es un niño reservado y observador, aunque aparenta ser tímido al principio. Pero una vez que se siente cómodo, sale de su caparazón.

 
Aaron-James, paciente de St. Jude, sonriendo hacia el cielo.
 

Le encanta comer en el Kay Kafe (la cafetería de St. Jude) y hablar con las enfermeras y los médicos. Se le conoce como un pequeño caballero al que le gusta hacer cumplidos. También le encantan los dinosaurios y es muy bueno identificándolos.

 
 
 

Tu donación da a niños como Aaron-James la oportunidad de crecer.

Haz una Donación

 
 
 

Conoce a más pacientes