Ir al contenido principal
Max, paciente de St. Jude, sonriendo en un suéter gris.
 

Nada puede contener la energía de Max

Haz una Donación

 
 

A los 7 años, Max es un niño inteligente y sociable, el centro de atención dondequiera que va.

Le encanta su clase de jiu-jitsu, saltar en el trampolín y correr con sus amigos.

 
Max, paciente de St. Jude, sonriendo afuera.
 

Max nació en China y fue diagnosticado con retinoblastoma, un cáncer de ojo, cuando tenía un año.

Los médicos en China le enuclearon el ojo izquierdo para evitar el crecimiento del cáncer. La enucleación significa que se extirpa el ojo, pero se dejan intactos los músculos oculares y el contenido de la órbita.

 
Max, paciente de St. Jude, mirando a la distancia.
 

Max vivía en un orfanato cuando los médicos descubrieron que también tenía cáncer en el ojo derecho restante. Max se sometió a una quimioterapia que hizo que el cáncer remitiera, aunque las condiciones no eran óptimas.

Mientras tanto, al otro lado del mundo, Shane y Yanin, que ya tenían dos hijos biológicos, decidieron que querían ampliar su familia mediante la adopción.

 
 

Las familias, como la de Max, nunca recibirán una factura de St. Jude por nada.

 
 
Max, paciente de St. Jude, sonriendo mientras es sostenido por su madre.
 

En 2018, la pareja viajó a China y volvió a casa en Illinois con su nuevo hijo, que entonces tenía 4 años. Pero unos meses después, los médicos encontraron cuatro tumores activos en el ojo derecho de Max. Rápidamente fueron referidos a St. Jude.

 
 
  1. Max, paciente de St. Jude, sonriendo en un suéter verde.

    Poco después de comenzar el tratamiento, los médicos descubrieron aún más tumores. Les dijeron a Shane y a Yanin que el único ojo que le quedaba a Max debía ser enucleado también. Si no, el cáncer podría extenderse al cerebro. La pareja estuvo de acuerdo.

    "Teníamos que pensar en la vida de Max antes de su ojo", dijo Shane.

    Max, paciente de St. Jude, sonriendo con un suéter gris.

    Hoy, Shane y Yanin se maravillan de lo bien que se ha adaptado Max, teniendo en cuenta todo lo que ha pasado. 

    St. Jude significa la vida de nuestro hijo. Nuestro pequeño guerrero ha pasado por muchas cosas en China, y definitivamente necesitaba los mejores médicos para ayudarle. Necesitaba a St. Jude.

    Yanin, mamá de Max

    Max, paciente de St. Jude, sonriendo en un suéter verde.

    Max está aprendiendo braille y también un poco de español. Viaja en el autobús escolar con sus compañeros de clase y juega como cualquier otro niño. Su mejor amigo en la escuela a menudo lo toma de la mano y juntos corren por el patio de recreo lo más rápido que pueden.

    "Nada le frena", dice su papá, Shane.

 
 
Max, paciente de St. Jude, riéndose con su mamá.
 

Pon tu granito de arena para ayudar a niños como Max a vivir.

Donar Ahora

 
 
 

Conoce a más pacientes