St. Jude patient Luigi with his parents
 

Llegando al lugar correcto

 
 

En cuanto los padres de Luigi supieron que St. Jude era el mejor sitio para el tipo de tumor cerebral de su hijo, vinieron en busca de una cura que le salvaría la vida.

 
 

La mama de Luigi, Tomoko, es de Japón. El papá, Louis, es de Nueva York. Recientemente, Luigi desarrolló un gusto por algo que ninguno de los padres podría haber esperado: la música country.

Pero mucho más inesperado fue la serie de acontecimientos que trajeron a Luigi y a sus padres a Tennessee en el primer lugar.

Paciente Luigi con su mamá, Tomoko, y su papá, Louis

Paciente Luigi con su mamá, Tomoko, y su papá, Louis

Durante meses, Luigi había tenido síntomas que los médicos creían que era tortícolis, lo que provocaba una rigidez en el cuello. Luego, en agosto del 2018, una referencia a neurología y tomografía mostraron una masa del tamaño de una pelota de golf en la parte posterior del cerebro de Luigi. El diagnóstico fue meduloblastoma, un tipo de tumor cerebral.  

Fue referido a un centro de cáncer especializado cerca de su casa, pero sus padres simplemente no tenían una buena sensación sobre el plan de tratamiento propuesto. En los EE. UU. y en Japón, todas las investigaciones de sus familias sobre el tratamiento del meduloblastoma siguieron mostrando el mismo resultado: St. Jude Children’s Research Hospital. 

St. Jude ha avanzado mucho en la investigación y el tratamiento del meduloblastoma, y ​​los tratamientos inventados en St. Jude han ayudado a elevar la tasa de supervivencia del cáncer infantil de 20% a más del 80% desde que se inauguró en 1962.

 
 
St. Jude patient Luigi

La compasión, combinada con esta experiencia, los convenció de buscar una referencia. Cuando los padres de Luigi hablaron con el Dr. Robinson en St. Jude, dijo Tomoko, el sentimiento fue: "Él es el único. St. Jude es el único".

"Entonces, empacamos nuestras maletas, y llegamos aquí el cinco de septiembre", dijo Louis.

La convicción de que St. Jude era el lugar adecuado para Luigi duró todo su tratamiento, que incluía quimioterapia y terapia de protones.

St. Jude patient Luigi with his mom and dad

"Para ser honesto", dijo Louis, "algunas organizaciones benéficas no hacen lo correcto, por lo que sospechas un poco de ellas. Viniendo aquí, es todo lo que dicen que es. Simplemente te cambia, toda la experiencia."

"Su objetivo principal es, en realidad, los niños y curarlos", dijo Tomoko. "No solo él, sino también otros niños del futuro."

Ahora libre de cáncer, Luigi ha regresado a casa y regresará a St. Jude para someterse a chequeos regulares. Además de la música country, le encanta bailar, y para ello, prefiere que haya música, pero no es necesario — a él le encanta ser activo y divertirse.

También le encanta el arte y los robots, especialmente los robots verdes, y combina estos dos intereses creando armaduras y cascos de robot hechos de papel.

 
 

Ayuda a nuestras familias a concentrarse en sus hijos enfermos, no en las facturas médicas.

Cuando donas, tu regalo ayuda a que las familias, como la de Luigi, nunca reciban una factura de St. Jude por tratamiento, transporte, hospedaje ni alimentación – porque creemos que la única preocupación de las familias debe ser ayudar a sus hijos a vivir.

Donar Ahora

 
 

Conoce más pacientes