Celebración del Mes Nacional de la Herencia Hispana

 
 

En el marco del Mes Nacional de la Herencia Hispana, St. Jude destaca la contribución de empleados de origen hispano, quienes brindan su talento, pasión y conocimiento para continuar con la misión de St. Jude de salvar vidas.


 

Miguel Betances

Miguel Betances

Herencia nacional: dominicana
Ingeniero de Software – ALSAC

Gracias a su experiencia como paciente, Miguel siente una conexión muy cercana con St. Jude que le ha dado un sentido muy especial a su carrera en ALSAC. Como miembro del equipo de tecnología, Miguel desarrolla soluciones que ayudan a brindarle una mejor experiencia a personas que quieren contribuir y aprender sobre la misión de St. Jude.

“Luego de años de ver a mis doctores y especialistas usar su ID de empleado de St. Jude, fue para mí una experiencia surreal recibir el mío", expresa Miguel. “Cada día lo llevo con mucho orgullo”.

Entre sus logros más importantes de su carrera, Miguel valora mucho cuando su equipo le pidió realizar una de las primeras donaciones en uno de los sistemas en el que él había trabajado.  Como él cuenta “como sobreviviente de St. Jude fue un honor ser parte de este lanzamiento y apreciar de cerca el compromiso de esta organización en recaudar fondos para seguir encontrando curas y tratar pacientes alrededor del mundo”.


 

Emmeline Garcia

Emmeline Garcia

Herencia nacional: méxico-americana
Enlace Senior, Desarrollo de Radio e Innovación de Música - ALSAC

Emmeline escuchó de St. Jude por primera vez mientras trabajaba en Univisión Radio en El Paso, Texas, ayudando a coordinar radiotones que motivaran a personas de la comunidad hispana a ayudar a los niños y familias de St. Jude. Esto le llevaría a un rol en ALSAC en el equipo de Radio para ayudar a crecer el programa de recaudación de fondos y concientización de St. Jude con la comunidad hispana, “Promesa y Esperanza”.

 “Cuando se me mencionó la oportunidad de trabajar en St. Jude, no pensé que fuera a mudarme a Memphis”, dice Emmeline. “Luego de conocer el hospital, sentí que estaba más que lista para mudarme”, dice ella.

Casi diez años después, Emmeline disfruta de dar tours en St. Jude brindándole a artistas y donantes que visitan el hospital la misma experiencia que ella tuvo en aquella primera ocasión que lo visitó. Como dice Emmeline “para mí es un honor recibir visitas y presenciar cómo St. Jude y su cuidado integral para pacientes supera todas sus expectativas”, dice ella.


 

Victoria Honnell

Victoria Honnell

Herencia nacional: Mexicana/española
Estudiante de Posgrado

Victoria Honnell se enteró de St. Jude cuando era muy joven. Sus padres hacían donaciones todos los meses y recibían correo del hospital.

"Amo esta misión", dice. "Es una misión que todos pueden apoyar".

Después de crecer en Nuevo México, Honnell se mudó a Memphis para asistir a Rhodes College. Durante su último año en la universidad, empezó a trabajar en St. Jude con un cargo de estudiante para luego pasar a un cargo de técnica en investigación a tiempo completo trabajando en ensayos preclínicos para el rabdomiosarcoma. Después de que le ofrecieron un lugar en la clase inaugural de la escuela de posgrado en ciencias biomédicas de St. Jude, supo que quería quedarse.

En junio de 2019, Honnell obtuvo una maestría como miembro de la primera clase que se graduó en la escuela de posgrado de St. Jude.

Si bien extraña la cultura y la comida de Nuevo México, así como también de estar cerca de muchas otras familias hispanas, dice que aprecia la rica historia de Memphis y le encanta ver cómo crece de rápido la ciudad.

En su trabajo, Honnell está continuamente motivada por los pacientes y familias de St. Jude. Si bien la mayor parte del tiempo la pasa en el laboratorio, disfruta de cómo el trabajo académico de la escuela de posgrado le ha dado más oportunidades clínicas al hacer un seguimiento de los médicos y sus pacientes.

"Al final del día, uno nunca se olvida de por qué está aquí", dice. "Es muy gratificante saber que el trabajo que estás haciendo puede influenciar la vida de los pacientes".


 

Barbara Mari

Barbara Mari

Herencia nacional: puertorriqueña
Asesor Filantrópico Senior

A Bárbara siempre le han apasionado las relaciones públicas, planear eventos, y aprender de diferentes culturas. En ALSAC, recaudando donaciones y concientizando sobre St. Jude ella encontró una forma de llevar el deseo de su padre de que en el mundo ningún niño tuviera que sufrir de cáncer, tal como él lo sufrió.

En su tiempo en ALSAC, Bárbara ha cultivado relaciones con donantes, coordinando eventos para procurar fondos entre la comunidad hispana, incluyendo la conocida Gala FedEx/St. Jude Angels & Stars en la ciudad de Miami, Florida. Actualmente Bárbara trabaja en el departamento de planificación de donaciones, en el que orienta y visita a personas en diferentes ciudades que quieran realizar grandes donaciones caritativas al hospital.

“Para mí es un privilegio escuchar de primera mano qué es lo que motiva a estas personas a ser parte de la misión de St. Jude”, dice Bárbara, “así como asegurarme de que ellos sepan que con sus contribuciones, están siendo parte de la historia de St. Jude y de la lucha contra el cáncer infantil”. 


 

Victor Santana, MD

Victor Santana

Herencia nacional: puertorriqueña
Miembro, Docente de St. Jude; Vicepresidente Senior, Administración de Ensayos Clínicos; Director Asociado de Investigación Clínica, Centro de Cáncer Integral; Presidente de la Investigación Charles B. Pratt en Tumores Sólidos

Victor Santana, MD, asistía a la Facultad de Medicina de la Universidad de Puerto Rico cuando escuchó por primera vez sobre los ensayos clínicos revolucionarios disponibles en St. Jude Children's Research Hospital que estaban curando niños con cáncer.

"En ese momento supe que tenía que ir a St. Jude si quería avanzar en mi carrera y convertirme en un investigador clínico en Hematología y Oncología Pediátrica", dice.

Cuando llegó, Santana se dio cuenta de que St. Jude no solo se dedica a curar el cáncer sino que también ofrece un cuidado integral al paciente que incluye las relaciones entre las necesidades médicas, psicosociales y espirituales. Como creció en Puerto Rico, tiene una perspectiva interesante al tratar a pacientes hispanos así como a aquellos pacientes con otros orígenes raciales y étnicos.

"Siento que mi herencia me ha hecho un mejor médico", dice. "Tratar pacientes diferentes a uno nos hace más sensibles a los aspectos culturales lo cual afecta la manera en que se brinda la atención médica".

En los 35 años que ha pasado en St. Jude, Santana ha tenido la oportunidad de tener muchos roles, desde médico clínico a investigador y administrador. Tener cargos diferentes lo ha mantenido motivado intelectualmente y lo ha estimulado a mirar las cosas desde perspectivas diferentes. No solo ha crecido a nivel personal, también ha visto cómo creció la institución.

"Uno de los cambios que noté fue la mayor sensibilidad frente a los asuntos culturales", dice. "El apoyo que tenemos aquí para las familias de todos los orígenes y culturas es increíble".