¿SABE USTED...?

Tratamiento con calor para su hijo

 
 

El calor puede ayudar a aliviar el dolor de su hijo. También puede ayudar a aflojar las articulaciones rígidas y a que su hijo se relaje. El personal de St. Jude usa el tratamiento con calor en el hospital y usted también puede usarlo en el hogar.

Es muy importante que administre el tratamiento con calor de forma segura, de lo contrario puede quemar a su hijo. Este folleto le proporciona la información básica acerca del tratamiento con calor. Incluye cómo el personal de St. Jude usa el tratamiento con calor en el hospital y cómo administrarlo en el hogar. 

Nota de seguridad importante

Si su hijo usa un parche de medicamentos, no debe recibir tratamiento con calor. El calor puede hacer que el parche libere demasiado medicamento al torrente sanguíneo de su hijo. Esto puede causar una sobredosis del medicamento, lo cual es muy peligroso. 

Tratamiento con calor en el hospital 

Cuando su hijo se encuentra en el hospital, los enfermeros de St. Jude pueden administrar el tratamiento con calor de dos formas diferentes. Es posible que a su hijo se le aplique:

  • Un paquete de calor instantáneo desechable: se utiliza en zonas pequeñas durante un corto período de tiempo. 
  • Una almohadilla desechable con agua caliente: se utiliza para una crisis de anemia drepanocítica. Una bomba mantiene la temperatura tibia del agua. 

En el hospital no utilice una almohadilla térmica eléctrica doméstica ni una almohadilla de gel para microondas. Si tiene preguntas, hable con su enfermero. 

Cómo controlar el estado de su hijo antes del tratamiento con calor 

Antes de administrar un tratamiento con calor, el enfermero debe verificar cómo se encuentra su hijo. El enfermero controlará las siguientes cosas.

  • Piel agrietada (cualquier zona o heridas abiertas). 
  • Hinchazón y signos de infección. 
  • Capacidad de decir si la zona está demasiado caliente o de alejarse de la fuente de calor si le causa incomodidad. 

No realizar tratamiento con calor en estas zonas 

Su hijo no debe recibir tratamiento con calor en ciertas zonas. Estas incluyen:

  • El rostro. 
  • La zona alrededor de los genitales. 
  • Cualquier zona con la piel agrietada, con flujo de sangre reducido, hinchazón o entumecimiento. 

Cómo usa el tratamiento con calor el enfermero de su hijo 

Antes de colocárselo a su hijo, el enfermero envuelve el paquete o la almohadilla térmica con una funda de almohada. Esto ayuda a prevenir quemaduras. El calor nunca se aplica directamente sobre la piel, y su hijo nunca se debería recostar directamente sobre la fuente de calor. Siempre debe haber circulación de aire alrededor del cuerpo de su hijo y del paquete o almohadilla térmica.

Después de colocar el paquete o la almohadilla térmica, el enfermero controlará la piel de su hijo cada 15 minutos. Después de 30 minutos quitará la fuente de calor. Cuando la piel de su hijo se encuentre fría, el enfermero aplicará el calor nuevamente.

Administramos el tratamiento con calor únicamente mientras su hijo se encuentra despierto. Si su hijo está durmiendo o ha tomado determinados medicamentos, no aplicamos calor. Si el calor reduce el dolor de su hijo, el enfermero puede volver a utilizarlo cuando su hijo despierte. 

¿Quién debe administrar el tratamiento con calor en el hospital? 

En St. Jude únicamente el enfermero u otra persona del equipo médico de su hijo debe administrarle el tratamiento con calor. No le aplique un paquete o una almohadilla térmica a su hijo sin primero hablar con el enfermero. Si lo hace usted solo, aumenta el riesgo de quemar a su hijo. 

Tratamiento con calor en el hogar 

Tenga mucho cuidado cuando administra el tratamiento con calor en su hogar. El enfermero de su hijo puede decirle qué tipo de paquete térmico es seguro.

Usted puede quemar fácilmente a su hijo con los artículos para tratamiento con calor más habituales. Evite usar almohadillas térmicas eléctricas, vendajes para microondas o paños empapados en agua caliente, si los usa corre un alto riesgo de quemar a su hijo. Estos artículos no proporcionan calor controlado y es muy fácil que se calienten demasiado. 

Cómo administrarle el tratamiento con calor a su hijo 

Administre el tratamiento con calor en el hogar de la misma forma que el enfermero de su hijo lo proporcionó en el hospital. Para usar el calor de forma segura, haga todo lo que se encuentra en la lista que figura a continuación.

  • Cubra el paquete o la almohadilla térmica con una funda de almohada; también puede usar una toalla. 
  • Controle la piel de su hijo cada 15 minutos. 
  • Utilice un entorno de baja temperatura controlado. 
  • Nunca aplique calor sobre piel o heridas abiertas. 
  • Retire la fuente de calor cada 30 minutos y deje que la piel de su hijo se enfríe. 
  • Nunca deje una fuente de calor sobre la piel de su hijo mientras está durmiendo. 
  • Nunca permita que su hijo se acueste directamente sobre la fuente de calor. 

Hacer estas cosas le ayudará a aliviar el dolor de su hijo mientras lo mantiene seguro. 

¿Tiene preguntas? 

Si tiene preguntas sobre el uso del tratamiento con calor, pregúntele al enfermero de St. Jude de su hijo. El enfermero u otro integrante del equipo de atención médica también le puede enseñar cómo administrar el calor de forma segura.  


 

Este documento no intenta reemplazar el cuidado y atención de su médico personal o de otros servicios médicos profesionales. Nuestro objetivo es promover una participación activa en su cuidado y tratamiento proporcionándole información y educación. Preguntas sobre problemas personales de salud u opciones de tratamientos específicos deben ser tratadas con su médico.

 

St. Jude Children’s Research Hospital cumple con las leyes federales de derechos civiles aplicables y no discrimina por motivos de raza, color, nacionalidad, edad, discapacidad o sexo.

ATENCIÓN: si habla español, tiene a su disposición servicios gratuitos de asistencia lingüística. Llame al 1-866-278-5833 (TTY: 1-901-595-1040).

ATTENTION: If you speak another language, assistance services, free of charge, are available to you. Call 1-866-278-5833 (TTY: 1-901-595-1040).

  1-866-278-5833  تنبيه: إذا كنت تتحدث بلغة أخرى، فيمكنك الاستعانة بخدمات المساعدة اللغوية المتوفرة لك بالمجان. يرجى الاتصال بالرقم

.(1-901-595-1040 :الهاتف النصي)  

Para ver actualizaciones acerca de COVID-19, por favor lea aquí.