¿SABE USTED...?

Opioides

 
 

Los opioides son medicamentos fuertes para combatir el dolor. Pueden tomarse por boca, inyectarse (vacuna), recibirse a través de un parche o en una vena (intravenosos). Hay diferentes tipos de opioides, y algunos son más fuertes que otros. Entre los opioides comunes, se incluyen la hidrocodona (Vicodin®), la morfina, la hidromorfona (Dilaudid®), la oxicodona, el fentanilo y la metadona. 

¿Por qué razón mi hijo podría tomar opioides?

Puede que su hijo sienta dolor a causa de la cirugía, el cáncer u otra enfermedad, o de su tratamiento médico. Los médicos recetan opioides si:

  • El dolor de su hijo es de moderado a fuerte y otros medicamentos no logran controlarlo 
  • Su hijo no puede tomar otros medicamentos para combatir el dolor en ese momento 

Los opioides no alivian completamente el dolor y no funcionan para todos los tipos de dolor. Su médico tal vez le recete otros medicamentos o le indique otras formas para manejar el dolor.

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de los opioides? 

Los opioides pueden causar muchos y diversos efectos secundarios. 

Efectos secundarios comunes 

  • Náuseas 
  • Picazón 
  • Mareo o confusión 
  • Dificultad para orinar 
  • Constipación (dificultad para realizar movimientos intestinales) 
  • Dificultad para conducir o utilizar maquinaria 
  • Daño a un nonato 

Efectos secundarios menos comunes

  • Respiración lenta 
  • Reacción alérgica 
  • Comportamiento diferente del habitual, somnoliento o lento 
  • Adicción al medicamento o uso indebido 
  • Paro respiratorio o muerte por sobredosis 

¿Se volverá mi hijo adicto a los opioides? 

Acerca de la adicción

La adicción se produce cuando uno desea usar un medicamento de una forma que difiere de la recetada por el médico. Por ejemplo, uno puede tomarlo para sentir “emoción” y no para controlar el dolor. La adicción también puede producirse con drogas ilícitas u otras sustancias.

Algunos adolescentes y adultos jóvenes con cáncer han usado indebidamente los medicamentos opioides. Los investigadores también saben que las personas que tomaron opioides antes de los 18 años de edad tienen una mayor propensión a desarrollar una adicción posteriormente. Por lo tanto, la adicción es uno (1) de los posibles riesgos de tomar opioides.

Acerca de la dependencia

La dependencia se produce cuando el cuerpo se acostumbra a un medicamento u otra sustancia. Los opioides son un tipo de fármaco al que el cuerpo se acostumbra. Es normal desarrollar acostumbramiento a los opioides si se los toma durante más de algunos días. En consecuencia, el cuerpo de su hijo puede sentir la necesidad de consumir opioides después de un período corto. También puede ocurrir que la dosis que antes bastaba no sea suficiente ahora.

La dependencia difiere de la adicción. La adicción está en la mente y las emociones de la persona, así como en su cuerpo físico.

Si su hijo toma medicamentos opioides, el equipo del St. Jude lo ayudará a reducir la dosis de manera segura cuando sea oportuno. 

Opioides y embarazo

Si una mujer queda embarazada mientras está tomando opioides, el bebé podría nacer con una dependencia a estos medicamentos. También podría tener problemas de salud. Evite un posible embarazo si está tomando opioides y consulte con un médico de inmediato si queda embarazada mientras los está tomando. Consulte con su médico acerca de métodos para evitar el embarazo si fuera necesario. 

Decidir acerca de los opioides 

Tomar la decisión de que su hijo tome medicamentos opioides es un asunto serio debido a los riesgos mencionados. Debe hablar acerca de los riesgos con el médico de su hijo. También conviene que hable con su hijo si él tiene la edad suficiente para hacerlo. El personal del St. Jude podría pedirle que firme un documento llamado “consentimiento informado”, que muestra que usted conoce y entiende los riesgos.

También debería saber que manejar el dolor es una parte esencial del tratamiento de su hijo. El dolor que no se controla puede dañar a su hijo. 

¿A qué debería prestar atención si mi hijo toma opioides? 

El médico usa la información que usted le proporciona para determinar si los medicamentos opioides siguen funcionando bien en el caso de su hijo. Sírvase responder las siguientes preguntas e infórmele las respuestas al médico.

  • ¿En qué medida el dolor de mi hijo está bajo control? 
  • ¿Presentó mi hijo algún efecto secundario desde que empezó a tomar los opioides?
  • ¿Presenta algún signo de uso indebido del medicamento opioide? 

La información a continuación se refiere a los signos del uso indebido de opioides.

¿Cuáles son los signos del uso indebido de opioides? 

Cambios en el comportamiento diario

  • Realizar menos actividades diarias 
  • Acopiar medicamentos opioides u otros fármacos 
  • Indicar que siente dolor cuando parece a gusto 
  • Enfadarse cuando se le habla de bajar la dosis o de tomar los opioides con menos frecuencia 

Cambios al tomar al medicamento

  • Tomar una dosis distinta, tomar el medicamento con más frecuencia o tomar opioides con otros medicamentos que el médico no recetó
  • Tomar otros medicamentos o sustancias para combatir el dolor, o usar medicamentos opioides para problemas aparte del dolor, como la ansiedad o el insomnio 
  • Tomar demasiada cantidad de medicamento a propósito para calmarse o conciliar el sueño 
  • Decir que quiere sentir la “emoción” producida por el medicamento 

Cambios en las consultas médicas y el uso recetado

  • Solicitar medicamentos opioides a distintos médicos o solicitar estos medicamentos a una clínica de atención de urgencias o al departamento de emergencias 
  • Llamar al consultorio del médico con frecuencia para pedir recetas o intentar obtener una receta sin concertar una cita 
  • Manifestar que perdió o que le robaron los medicamentos opioides 
  • Tener menos comprimidos de los que deberían quedar si se siguieran las indicaciones del médico 
  • Solicitar medicamentos opioides específicos por su nombre 
  • Querer seguir tomando la misma dosis de opioides o una dosis más alta 

Conducta ilegal 

  • Consumir drogas o medicamentos recetados en secreto 
  • Robar o vender medicamentos recetados 
  • Obtener medicamentos opioides de un traficante de drogas u otra persona que no sea médico

¿Cómo deben almacenarse los medicamentos opioides? 

Almacene los medicamentos opioides con cuidado. Debe mantenerlos en una caja fuerte, una caja de seguridad o en un gabinete cerrado en casa o en la vivienda del St. Jude. O puede guardarlos en algún lugar en el que no sea fácil encontrarlos. Siempre mantenga los opioides y otros medicamentos fuera del alcance de los niños para evitar envenenamientos. Es posible que quiera mantener los opioides con usted cuando no esté en casa o en la vivienda del St. Jude. Por ejemplo, puede transportarlos en su bolso en lugar de dejarlos en casa cerca de su hijo.

Sírvase traer los medicamentos opioides de su hijo a cualquier cita médica en la que se trate el manejo del dolor. El personal podrá controlar y contar los comprimidos con usted.  

¿Qué debo hacer con el medicamento que no utilice?

Medsafe

Puede dejar los opioides en el contenedor MedSafe que está cerca de la ventana de la farmacia para pacientes ambulatorios. O puede tomar un sobre en la farmacia y enviar los opioides de vuelta al St. Jude.

También puede desechar los medicamentos opioides. Para desecharlos, mézclelos con borra de café usada, arena para gatos usada o alguna otra cosa que nadie querría comer. Coloque la mezcla en un recipiente plástico sellado y deséchelo en la basura.

No guarde el medicamento de su hijo “por si acaso”. Alguien podría encontrarlo y usarlo de manera indebida. Si su hijo necesita nuevamente medicamentos fuertes para el dolor, el médico podrá recetarle la mejor opción. Asimismo, no le dé opioides a ninguna otra persona. Es ilegal. También podría dañar a la persona que los recibe.

¿Preguntas?

Si tiene preguntas acerca de los opioides, hable con el médico, la enfermera o el farmacéutico de su hijo. Si está dentro del hospital, marque 0. En el área local, llame al 901-595-3300. Si está fuera del área de Memphis, llame en forma gratuita al 1-866-2STJUDE (1-866-278-5833). 


 

Este documento no intenta reemplazar el cuidado y atención de su médico personal o de otros servicios médicos profesionales. Nuestro objetivo es promover una participación activa en su cuidado y tratamiento proporcionándole información y educación. Preguntas sobre problemas personales de salud u opciones de tratamientos específicos deben ser tratadas con su médico.

 

St. Jude Children’s Research Hospital cumple con las leyes federales de derechos civiles aplicables y no discrimina por motivos de raza, color, nacionalidad, edad, discapacidad o sexo.

ATENCIÓN: si habla español, tiene a su disposición servicios gratuitos de asistencia lingüística. Llame al 1-866-278-5833 (TTY: 1-901-595-1040).

ATTENTION: If you speak another language, assistance services, free of charge, are available to you. Call 1-866-278-5833 (TTY: 1-901-595-1040).

  1-866-278-5833  تنبيه: إذا كنت تتحدث بلغة أخرى، فيمكنك الاستعانة بخدمات المساعدة اللغوية المتوفرة لك بالمجان. يرجى الاتصال بالرقم

.(1-901-595-1040 :الهاتف النصي)  

Para ver actualizaciones acerca de COVID-19, por favor lea aquí.