Ir al contenido principal

¿SABE USTED...?

Prevenir las lesiones por presión

 
 

¿Qué es una lesión por presión?

 La lesión por presión es un lugar en donde la piel se daña por presionar contra la cama, una silla, u otra superficie. La lesiones por presión a veces se llaman escaras o ulceras por presión. Ocurren cuando un área de presión no recibe suficiente fluir de sangre. Las lesiones por presión pueden ser puntos rojos u oscuros, puntos secos si su niño tiene piel oscura. Se pueden ver como ampollas, hematomas, o heridas abiertas. Puede llegar a ver grasa amarilla, hueso blanco, o una costra negra.

¿Qué provoca las lesiones por presión?

Todo lo siguiente puede provocar las lesiones por presión:

  • Estar acostado en una cama, o sentado en una silla o silla de ruedas sin cambiar de posición con frecuencia. 
  • El equipo médico que presiona en la piel. Tales como los catéteres, medidores de presión arterial vendajes quirúrgicos o catéteres intravenosos (IV). 

¿Qué puede empeorar las lesiones por presión?

  • Mover a su niño de forma que su cuerpo se arrastra por la cama, la silla, o la sábana. Su niño puede arrastrar su cuerpo sobre algo. 
  • Mover a su niño sin levantarlo totalmente de su cama. 
  • Rascar, o frotar su piel con las partes del cuerpo o los objetos. Por ejemplo, su niño puede frotar sus talones en su pierna, la cama o algo 
  • Dejar que su piel se seque – Esto hará que se rasque más fácilmente. 
  • Demasiada humedad en la piel. – Como sudor u orina. 
  • Frotar o masajear una zona enrojecida o una parte ósea del cuerpo. 

¿Por qué las lesiones por presión son perjudiciales?

La piel es la primera defensa contra las infecciones. Cuando la piel de su niño se abre por una lesión por presión, puede infectarse. El sistema inmune de su niño puede estar debilitado más de lo normal por el cáncer, otra enfermedad, y el tratamiento, por eso tienen más posibilidad que otras personas de tener una infección. Si  su niño recibió un trasplante de medula ósea, puede tener salpullido y la piel muy seca. Es más probable que tenga lesiones por presión e infecciones.

¿Qué previene las lesiones por presión?

Su niño puede caminar, sentarse, y pararse el más tiempo posible si puede levantarse de la cama. Su médico y enfermera le dirá si su niño puede hacer estas cosas. El personal de St. Jude cambiara de posición a su niño cada dos horas si no puede levantarse de la cama. También usaremos almohadones o vendajes para quitar la presión de las partes óseas del cuerpo.

Puede colaborar manteniendo seca la piel de su niño limpia, seca, y suave con una loción. A menudo el personal controlará la piel de su niño y le mostrará como hacerlo. El enfermero también puede ayudarlo a encontrar el almohadón para que su niño use en su silla de ruedas.

Prevenir lesiones por presión

Controlar la piel de su niño

  • Controle la piel de su niño todos los días. Sáquele las medias todos los días, el pijama, los pañales y cualquier otra cosa que lleve puesto para ver como esta la piel por debajo. La presión de ropa ajustada puede lastimar la piel. 
  • Controle todo el cuerpo de su niño, especialmente las zonas óseas como la espalda, la nuca. los codos, los talones, la clavícula, el coxis, las manos, los pies, y la cadera . Busquen áreas rojas y oscuras o cualquier cosa que parezca una ampolla o una llaga. Preste mucha atención a las áreas que su niño dice que tiene irritado aunque sea un poco. Las lesiones por presión pueden estar abiertas o cerradas. La enfermera o cualquier otro miembro del personal le puede mostrar como controlar. 

Cuide la piel de su niño 

  • Bañe a su niño todos los días, pero no más de una vez por día, salvo que esto se lo indique un miembro del equipo de cuidado. Use agua y un jabón suave o un paño, como Theraworx®. Utilice jabón sin perfumes o tinturas. Pregúntele a una enfermera si el jabón que tiene en casa está bien usarlo. Nunca frote ni refriegue la piel, y seque haciendo aire con la mano. 
  • Limpie la piel inmediatamente si su niño se orina en la cama, mueve el intestino en la cama, o usa panales. Use agua y un jabón suave o un paño húmedo. Límpielo suavemente desde las caderas a las rodillas. Use pañales o paños azules para mantener orina, el sudor, y otros fluidos lejos de la piel. 
  • Use una barrera de humedad, tales como la crema Sensi-Care®, unguento Critic-Aid o el ungüento calmoseptine de acuerdo a lo recomendado, si su niño usa pañales o pull up, o es incontinente ( pierde orina). 
  • Dígale a la enfermera si su niño tiene salpullido del pañal o tiene diarrea.
  • Use lociones para después del baño y limpieza si la piel de su niño tiende a secarse. Es posible que el médico o la enfermera le indique que use una loción sin fragancia. Si tiene una loción en su casa, consulte con la enfermera si la puede usar. 
  • Es posible que necesite ciertos medicamentos o vendas si su niño ya tiene una lesión por presión. Si esto ocurre, no use ninguna loción de su casa en la ulcera. 
  • Nunca frote partes óseas del cuerpo si piensa que su niño puede tener una lesión por presión. 
  • Mantenga los labios humectados. El medico de su niño puede indicarle un humectante de labios para mantener los labios sin secarse y agrietados. 
  • Evite que su niño se rasque ya que se puede lastimar la piel. El equipo de St. Jude puede encontrar formas de impedir que su niño se rasque poniéndole calcetines o mitones en sus manos, doblándolos debajo de las sabanas. 

Mueva a su niño de la forma correcta 

  • Ayude a su niño a caminar y moverse cuanto más pueda si puede salir de su cama. Los movimientos regulares pueden ayudar a prevenir las lesiones. 
  • Es posible que la enfermera le diga que de vuelta a su niño cada 2 horas si no puede cambiar de posición. Las tres posiciones son sobre el costado derecho, el costado izquierdo, y de espalda. Las enfermeras lo ayudarán a dar vuelta a su niño por lo menos cada 2 horas en el hospital. Nunca deje a su niño en la misma posición mas de 2 horas si no se puede mover solo. 
  • Use una sábana y por lo menos un ayudante para levantar a su niño para sacarlo totalmente de la cama. Luego acuéstelo en la nueva posición. Su equipo de St. Jude le puede mostrar cómo dar vuelta a su niño. Nunca lo deslice o arrastre por la cama o la silla.
  • Si tiene que sujetar a su niño, hágalo con toda la mano, (palma), no solo los dedos. 

Use la cama correcta y las almohadas

No use colchones con burbujas o cojines redondos (donut) en su casa o en el hospital. Esto puede crear más presión. La enfermera le podrá indicar el tipo de almohadones, almohadas, y sábanas para usar y cómo usarlas

Ayude a su niño a mantenerse abrigado

Mantenga la habitación de su niño caliente si tiene lesiones por presión. “Caliente” significa que usted debe sentirse cómodo solo con una camiseta. El aire frío puede demorar el proceso de curación.

Una habitación caliente es especialmente importante cuando baña a su niño o cambia el vendaje de la lesión por presión.

Ayude a su niño a comer bien

La nutrición es importante para la curación de las lesiónes por presión, La proteína es importante, tales como la carne, el pollo, pescado, frijoles, y huevos.

¿Está en riesgo mi niño?

Su niño corre mayor riesgo de tener una lesión por presión si:

  • No puede cambiar posiciones sin ayuda, 
  • No siente nada (sensibilidad), 
  • Tiene la piel húmeda la mayor parte del tiempo debido a la orina, sudor, u otros fluidos. 
  • Si en la cama, da vueltas, le pica, o se golpea. 
  • Come menos de lo normal, o 
  • Tiene presión sanguínea baja, o menos oxigeno en sangre de lo normal. 

Si su niño tiene una lesión por presión

Dígale inmediatamente al personal de St. Jude si cree que su niño tiene una lesión por presión. Una enfermera controlará la zona y la tratará. Es posible que el personal use una loción medicada en la zona, la cubra con una venda, o le dé ciertos productos para usar en la piel de su niño. También ayudará a evitar que la piel se seque y ayuda a que su niño no se rasque si la piel le pica. Las lesiones por presión pueden curarse rápidamente si se detiene la presión y su niño recibe la atención correcta para las lesiones abiertas.

Preguntas?

Si tiene preguntas acerca de las lesiones por presión, consulte con el médico o la enfermera de su niño. 


 

Este documento no intenta reemplazar el cuidado y atención de su médico personal o de otros servicios médicos profesionales. Nuestro objetivo es promover una participación activa en su cuidado y tratamiento proporcionándole información y educación. Preguntas sobre problemas personales de salud u opciones de tratamientos específicos deben ser tratadas con su médico.

 

St. Jude Children’s Research Hospital cumple con las leyes federales de derechos civiles aplicables y no discrimina por motivos de raza, color, nacionalidad, edad, discapacidad o sexo.

ATENCIÓN: si habla español, tiene a su disposición servicios gratuitos de asistencia lingüística. Llame al 1-866-278-5833 (TTY: 1-901-595-1040).

ATTENTION: If you speak another language, assistance services, free of charge, are available to you. Call 1-866-278-5833 (TTY: 1-901-595-1040).

  1-866-278-5833  تنبيه: إذا كنت تتحدث بلغة أخرى، فيمكنك الاستعانة بخدمات المساعدة اللغوية المتوفرة لك بالمجان. يرجى الاتصال بالرقم

.(1-901-595-1040 :الهاتف النصي)