Ir al contenido principal

¿SABE USTED...?

Cómo reaccionan los pacientes frente al cuidado hospitalario

 
 

Las reacciones más comunes de los pacientes frente a la enfermedad y al cuidado hospitalario

Tener un niño o adolescente en el hospital provoca muchos cambios en la rutina diaria de la familia. Cuando esto ocurre es normal que su hijo tanto niño como adolescente se comporte en forma diferente de lo normal. Cada niño o adolescente reacciona al estrés en forma personal, pero es importante comprender algunas de las formas en que muchos niños o adolescentes reaccionan.

Las reacciones más comunes frente a la enfermedad y al cuidado hospitalario son regresión, agresión, y retraimiento.

Regresión

A veces hay un retroceso en los niños y en los adolescentes, y es la forma con la que hacen frente a la nueva situación. El retroceso significa volver a las primeras etapas de la vida. Los niños y adolescentes que retroceden se comportan como si fueran más pequeños de lo que realmente son. Por ejemplo, su hijo podría: 

  • Comenzar a orinarse en la cama, aun cuando recientemente haya aprendido a ir al baño, o que ya haga un tiempo que use el baño; o 
  • Comenzar a hacer algo de lo que solía hacer para su bienestar, como chuparse el dedo, aferrarse a la madre o al padre, o lloriquear mucho mas de lo que hacia antes de ir al hospital. 

En St. Jude, los miembros del personal de Child Life saben que los padres están preocupados por los cambios en el comportamiento. Como padre o cuidador, es importante que usted le haga saber a su hijo, niño o adolescente que usted toma en serio y que le importan mucho sus sentimientos, sus preocupaciones y miedos sin importar lo que pase. Además usted puede ayudarlo a encontrar formas de expresar estos sentimientos y preocupaciones. Finalmente, usted puede expresar sus sentimientos en formas positivas. Su hijo, niño o adolescente puede seguir su ejemplo.

Agresión

En el hospital muchas de las decisiones se toman en nombre de los niños o de los adolescentes. A menudo los pacientes sientes que no tienen control sobre lo que les ocurre, y pueden actuar en forma agresiva. Es normal que los niños o los adolescentes reaccionen con enojo y miedo. Entre las respuestas agresivas se incluyen:

  • Llorar o gritar, 
  • Patear, 
  • Resistirse a tomar los medicamentos, y 
  • Ser agresivo con un miembro del personal o con un familiar. Su niño puede portarse mal. Gritar, y hasta intentar pegarle a algún miembro del personal o familiar. 

Retraimiento

Algunos niños y adolescentes reaccionan frente a la enfermedad y al cuidado hospitalario con retraimiento (se apartan de las actividades normales). Por ejemplo, usted puede notar que su niño o adolescente:

  • Actúa menos interesado en las actividades que normalmente disfrutaba, 
  • Duerme más, 
  • Habla o come menos, y 
  • No lo mira a los ojos a usted, ni a otros familiares, ni a los miembros del personal de St. Jude

La regresión, la agresión o el retraimiento no va a durar para siempre. A menudo, disminuye o desaparece cuando su hijo, niño o adolescente se siente más seguro y la familia comienza a tener nuevas rutinas. 

Formas de apoyar a su hijo, niño o adolescente

Aquí mencionamos algunas formas de apoyar a su hijo, niño o adolescente

  • Hable con su hijo, niño o adolescente sobre la enfermedad, y responda a sus preguntas en forma honesta y con palabras simples. 
  • Hágale saber a su hijo, niño o adolescente cual es el miembro de la familia que lo acompañará durante el tratamiento. 
  • Hágale saber a su hijo, niño o adolescente, que sus sentimientos son normales, y que está bien llorar, estar enojado, y estar asustado 
  • Permita que su hijo, niño o adolescente ayude con su propio cuidado. Esto puede incluir 
    • Administrarse su medicamento por boca en una jeringa 
    • Alcanzando los elementos al cuidador, 
    • Eligiendo el brazo para el control de la presión sanguínea o la pierna para que le apliquen una inyección, o 
    • Enjuagando el catéter central siempre que la enfermera se lo permita. 
  • Bríndele a su hijo niño o adolescente formas para que pueda exteriorizar sus sentimientos. Esto puede incluir: 
    • Pegándole a una almohada cuando esté enojado, en vez de pegarle a los padres, 
    • Haciendo listas de las cosas que le gustan del hospital y las que no le gustan,
    • Filmando un video del hospital para enviar a su casa, cuando extrañe a sus amigos, 
    • Hablando de sus sentimientos en vez de esconderlos o guardándoselos, y 
    • Manteniendo un diario (esto puede ser escribiendo o dibujando o ambas actividades). 
  • Mantenga las reglas y los límites con su hijo niño o adolescente. Esto ayuda a mantener las rutinas, También ayuda a su niño o adolescente a sentirse seguro. 
  • Elogie a su hijo, niño o adolescente, cuando haga algo bien, como por ejemplo: 
    • Atravesar un procedimiento dificil, 
    • Esperar pacientemente un examen o tratamiento, o 
    • Tomar los medicamentos. 
  • Deje que su hijo, niño o adolescente juegue sin interrupciones. Jugar puede ayudar a su hijo a sentirse más normal y ayudarlo a sentir que tiene más control sobre las cosas que lo rodean. También le dará satisfacción haber logrado algo. Por ejemplo, si gana un juego o construye un juguete LEGO, esto ayuda a su auto estima y lo hace sentir más independiente. Jugar le puede dar a su hijo, niño o adolescente la oportunidad de expresar sus sentimientos sobre el hospital a través del arte, jugando a “hacer de cuenta que”, u otras actividades. 
  • Deje que su hijo, niño o adolescente controle su juego. Deje que decida con qué quiere jugar, cómo quiere jugar y durante cuanto tiempo. 
  • Bríndele a su hijo, niño o adolescente opciones cuando sea posible. Por ejemplo, si a su hijo, niño o adolescente le van a sacar sangre, dígale que puede mirar lo que está pasando o mirar a otra cosa, como un libro para distraerse. 
  • Deje que su hijo envuelva son usted sus juguetes favoritos, los artículos de comodidad u otras cosas que se pueden utilizar como distracción mientras espera que lo atiendan (libros para colorear, cartas, o video juegos portátiles.

¿Preguntas?

Si tiene preguntas sobre como reaccionan los niños y los adolescentes al cuidado hospitalario, le pedimos que se comunique con el departamento de Child Life. Si se encuentra dentro del hospital marque 3020. Localmente, llame al 901-593-3020. Si está fuera del área de Memphis, marque a la línea gratuita 1-866- 2STJUDE (1-866-278-5833), extensión 3020. 


 

Este documento no intenta reemplazar el cuidado y atención de su médico personal o de otros servicios médicos profesionales. Nuestro objetivo es promover una participación activa en su cuidado y tratamiento proporcionándole información y educación. Preguntas sobre problemas personales de salud u opciones de tratamientos específicos deben ser tratadas con su médico.

 

St. Jude Children’s Research Hospital cumple con las leyes federales de derechos civiles aplicables y no discrimina por motivos de raza, color, nacionalidad, edad, discapacidad o sexo.

ATENCIÓN: si habla español, tiene a su disposición servicios gratuitos de asistencia lingüística. Llame al 1-866-278-5833 (TTY: 1-901-595-1040).

ATTENTION: If you speak another language, assistance services, free of charge, are available to you. Call 1-866-278-5833 (TTY: 1-901-595-1040).

  1-866-278-5833  تنبيه: إذا كنت تتحدث بلغة أخرى، فيمكنك الاستعانة بخدمات المساعدة اللغوية المتوفرة لك بالمجان. يرجى الاتصال بالرقم

.(1-901-595-1040 :الهاتف النصي)