Ir al contenido principal

RET5

Resumen de los resultados del ensayo clínico de St. Jude:

Estudio sobre el tratamiento para pacientes con cáncer de ojo: retinoblastoma (RET5)

¿Por qué se realizó este estudio?

El retinoblastoma es un cáncer infantil que afecta a la retina del ojo. En este estudio nuestro objetivo era curar el cáncer, salvar la vida del niño y preservar la mayor cantidad de visión posible. Se necesitan nuevos fármacos de quimioterapia (quimio) para los niños con esta enfermedad. En estudios previos un fármaco llamado topotecán tuvo buenos resultados en niños con otros tumores. Igualmente que también podría funcionar contra el retinoblastoma.

Como el retinoblastoma ocurre en pacientes muy pequeños ellos corren el riesgo de perder la audición si reciben el fármaco de quimio llamado carboplatino, pero el riesgo es menor si el niño tiene más de 6 meses en el momento de la primera dosis. Otro fármaco de quimio, el etopósido, se ha relacionado con algunos casos de leucemia secundaria. En nuestro estudio queríamos descubrir si podíamos retrasar la administración de carboplatino y disminuir el uso del etopósido y a la vez mantener altas las tasas de supervivencia.

  • Los otros objetivos del estudio fueron:
  • Descubrir cuántos niños responderían a los tratamientos individualizados.
  • Aprender de qué manera los tumores en niños con enfermedad en ambos ojos responden al topotecán y a la vincristina, y ver si el uso de un tipo de factor de crecimiento ayuda a que las células sanguíneas se recuperen después de la quimio.
  • Saber más acerca del desarrollo intelectual, social y emocional de los pacientes.
  • Descubrir si una parte del cerebro llamada glándula pineal cambia de tamaño después del tratamiento de quimio.
  • Saber más acerca de la genética del retinoblastoma.

¿Cuándo se realizó este estudio?

El estudio se abrió en abril de 2005 y se cerró en noviembre de 2010.

¿En qué consistió el estudio?

El tratamiento depende de si el tumor afecta a un ojo o a ambos ojos, cuán avanzado está el tumor dentro del ojo ("limitado/inicial" versus "avanzado") y si el tumor se ha diseminado fuera del ojo.

El estudio se dividió en tres grupos:

  • Grupo A: los pacientes con enfermedad en etapa inicial (no tan avanzada) o aquellos con enfermedad en ambos ojos a los que se les extirpó un ojo y el ojo restante tenía enfermedad en etapa inicial recibieron ocho ciclos de vincristina y carboplatino. También recibieron terapias focales para encoger y eliminar el(los) tumor(es). Las terapias focales incluyen:
    • terapia con láser,
    • congelación (crioterapia),
    • administración local de radiación ("braquiterapia"),
    • tratamientos con calor que se dirigen al tumor o a los tumores mientras el niño duerme (bajo sedación).
  • Grupo B: los pacientes con enfermedad avanzada en ambos ojos iniciaron la terapia con dos ciclos de vincristina y topotecán. Aquellos con una buena respuesta continuaron con 9 ciclos más de quimio con vincristina, topotecán y carboplatino. Se evitó la radiación en el ojo y en el tejido que lo rodea, a menos que fuera necesario para salvar la visión del niño.
  • Grupo C: a los pacientes con enfermedad avanzada en un ojo se les extirpó ese ojo en el momento del diagnóstico. Luego, se los trató en función de los factores de riesgo cuando se examinó el ojo bajo el microscopio ("factores de riesgo de la patología"):
    • Aquellos que no presentaban indicios de que el tumor estuviera invadiendo dentro o fuera de las capas del ojo tenían un riesgo bajo y no recibieron más tratamiento.
    • Los niños con tumores que comenzaron a invadir las capas del ojo se consideraron de riesgo intermedio o alto, según la profundidad de la invasión del tumor.
      • Los pacientes con riesgo intermedio recibieron cuatro ciclos de vincristina, ciclofosfamida y doxorrubicina. A esto le siguió un tipo de factor de crecimiento que ayuda a que las células sanguíneas se recuperen después de la quimio.
      • Los pacientes con enfermedad de alto riesgo recibieron quimio con vincristina, carboplatino y etopósido alternados con vincristina, ciclofosfamida y doxorrubicina por un total de 6 ciclos. Se administraba radiación si el tumor invadía los tejidos que rodean el ojo o el extremo del nervio unido al ojo (nervio óptico).

¿Qué aprendimos de este estudio?

  • La cantidad y el tamaño de los tumores se redujeron para los pacientes del grupo B después de dos ciclos de vincristina y topotecán. El éxito del tratamiento fue mejor en los tumores grandes, en los tumores más cercanos al nervio óptico (no en los bordes o la periferia del ojo) y en pacientes con edad mayor de 4 meses al momento del diagnóstico.
  • Los pacientes toleraron bien la quimio, pero tuvieron que recibir transfusiones de sangre y plaquetas. Este es un efecto secundario esperado, pero los pacientes y los médicos deben ser conscientes de la necesidad de esta ayuda de soporte.
  • Los pacientes con enfermedad avanzada en un ojo que no se había diseminado y a los que se les extirpó ese ojo en el momento del diagnóstico pudieron curarse con un enfoque de intensidad graduada basado en la patología.
  • El topotecán combinado con vincristina, carboplatino y terapias focales agresivas funciona bien para los niños con retinoblastoma avanzado. Los tratamientos salvan sus ojos y su visión. Más del 75 % de los pacientes de este grupo tenían visión en al menos un ojo de 20/40 o mejor, lo que es suficiente para obtener una licencia de conducir.
  • Encontramos que las dosis de topotecán para diferentes grupos de edad deben basarse en la forma en la que el cuerpo realmente usa y descompone el fármaco, y no en lugar de solo el peso del paciente.

¿Cuáles son los próximos pasos de investigación como resultado de este estudio?

Este fue un estudio de una sola institución y se debe tratar a más pacientes con estos fármacos para conocer el éxito a largo plazo de este tratamiento para niños con enfermedad avanzada.

El uso exitoso de topotecán en la enfermedad avanzada puede ser útil en la enfermedad en etapa inicial, que puede estar presente en los pacientes más pequeños. Esto permitiría que el niño fuera mayor de edad cuando se lo tratara con carboplatino y podría reducir el riesgo de pérdida auditiva.

El topotecán provoca el encogimiento de los tumores de la retina, pero algunos tumores se rompen dentro del ojo (semillas vítreas). Estas semillas son bastante resistentes a los métodos de quimio estándar. A fin de salvar más ojos, puede ser necesaria una quimio que se administre directamente en el ojo o que esté dirigida a eliminar las células tumorales y no la retina normal.

El desprendimiento de retina se resolvió en el 36 % de los ojos después de solo dos ciclos de terapia en pacientes con enfermedad avanzada. Es importante estudiar esto cuidadosamente en futuros pacientes para ver si esto se extenderá a una mayor cantidad de pacientes.

¿De qué forma este estudio afecta a mi hijo?

Todos los sobrevivientes de cáncer infantil deben recibir atención de seguimiento a largo plazo. A través de la Clínica Posterior a la Finalización de la Terapia en St. Jude, su hijo recibirá información y orientación sobre la atención posterior al tratamiento. Hable con su médico de St. Jude acerca de las pautas específicas que aplican a su hijo/a.

Para obtener más información

Hable con el médico de St. Jude de su hijo/a sobre las preguntas o preocupaciones que tenga a causa de este estudio.

Publicaciones generadas a partir de este estudio:

Chemoreduction with Topotecan and Vincristine: Quantifying Tumor Response in Bilateral Retinoblastoma Patients (Quimiorreducción con topotecán y vincristina: cuantificación de la respuesta tumoral en pacientes con retinoblastoma bilateral). King BA, Sahr N, Sykes A, Wilson MW, Brennan RC. Pediatr Blood Cancer. Abril de 2021;68(4):.
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33507604/

Pathologic Risk-based Adjuvant Chemotherapy for Unilateral Retinoblastoma Following Enucleation (Quimioterapia adyuvante basada en el riesgo patológico para el retinoblastoma unilateral después de la enucleación). Sullivan EM, Wilson MW, Billups CA, Wu J, Merchant TE, Brennan RC, Haik BG, Shulkin B, Free TM, Given V, Rodriguez-Galindo C, Qaddoumi I. J Pediatr Hematol Oncol. Agosto de 2014;36(6):e335-40.
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24577551/

Topotecan and Vincristine Combination Is Effective Against Advanced Bilateral Intraocular Retinoblastoma and Has Manageable Toxicity (La combinación de topotecán y vincristina es eficaz contra el retinoblastoma intraocular bilateral avanzado y tiene una toxicidad manejable). Qaddoumi I, Billups CA, Tagen M, Stewart CF, Wu J, Helton K, McCarville MB, Merchant TE, Brennan R, Free TM, Given V, Haik BG, Rodriguez-Galindo C, Wilson MW. Cancer. 15 de noviembre de 2012;118(22):5663-70.
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22516936/

Ocular Salvage and Vision Preservation Using a Topotecan-Based Regimen for Advanced Intraocular Retinoblastoma (Rescate ocular y preservación de la visión mediante un régimen basado en topotecán para el retinoblastoma intraocular avanzado). Brennan RC, Qaddoumi I, Mao S, Wu J, Billups CA, Stewart CF, Hoehn ME, Rodriguez-Galindo C, Wilson MW. J Clin Oncol. Enero de 2017;35(1):72-77.
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28034080/