tbd

Cassidy es paciente de St. Jude, 4 años, cáncer de la sangre 

 

Conozca a Cassidy

  

Cassidy es la bebé de la familia. Sus papás y sus hermanas siempre la han consentido, incluso desde antes de que se enfermara.

 
 

La pequeña Cassidy suele afirmar “que ella hace todo lo que quiere”, dice Claire, su hermana mayor, sin estar muy de acuerdo en esto. A Claire por su parte, le gusta llevar el control de las cosas en la familia. “Le gusta ver por todos y decirles lo que deben de hacer”, dice Barbara, la mamá.

La hermana mediana es Jesse. “Ella es como mi pequeña mamá de los pollitos, porque cuida de todos siempre”, cuenta Barbara con una sonrisa. Jesse ayuda a su mamá a recordar cuando Cassidy debe tomar sus medicinas y le gusta mucho St. Jude, porque allí están haciendo que su hermana se sienta mejor.

En septiembre de 2018, había muchas cosas que estaban ocurriendo dentro de esta familia de cinco. Un día la compañía de mudanza estaba en casa recogiendo todas las cosas para moverse a su nueva casa en otro estado. En ese entonces Cassidy no respondía a los antibióticos contra una infección respiratoria. Su mamá preocupada, decidió llevarla de nuevo con el pediatra que manejaba un laboratorio. De allí fueron al hospital infantil local. “Después de esto fuimos referidos a St. Jude”, dijo Barbara.

tbd

Cassidy tiene leucemia linfoblástica aguda. Los avances de St. Jude en terapia combinada para niños con esta enfermedad han ayudado a incrementar los índices de supervivencia de 4% cuando St. Jude abrió, a 94% en la actualidad. Y la innovadora investigación que generan científicos en St. Jude ha llevado a incrementar dramáticamente los índices de supervivencia de niños con muchos otros tipos de cáncer.

Cassidy ha recibido dos y media sesiones de quimioterapia en St. Jude de un protocolo de 17 sesiones y afortunadamente ella está respondiendo muy bien y sin que presente efectos secundarios – que no sea la pérdida de cabello. Antes de que la quimioterapia le hiciera perder el cabello, ella tenía el cabello largo y rubio como sus hermanas. “Sorpresivamente, esa –la caída del cabello– fue la parte más sencilla de todo”, dice su mamá. “Cassidy estaba casi contenta porque dijo que ya no le tenían que cepillar su cabello a diario”.

tbd
 
tbd
 
tbd
 
tbd
 
 

Cassidy y sus hermanas son todas muy sociables, cariñosas y muy unidas. Cuando Claire y Jesse no tienen que estar en la escuela, suelen acompañar a Cassidy a sus consultas para pasar tiempo con ella haciendo proyectos manuales, riendo y peleando – como todas las hermanas. “Se cuidan unas a las otras”, dice su mamá. “Esto juega un papel muy importante en el proceso de sanación”, comenta.

Como todas las familias en St. Jude, la de Cassidy nunca recibirá una factura de St. Jude por tratamiento, transporte, hospedaje ni alimentación. “Esa es una ayuda tremenda para nosotros. No habría forma de que pudiéramos pagar por todos los deducibles con un solo ingreso y no hay forma de que yo pueda trabajar porque tengo que estar aquí. Por todos lados, St. Jude está ayudándonos, asegurándose de que estemos bien y brindándonos apoyo”, finaliza Barbara.

Ayude a familias como la de  Cassidy a ayudar a sus hijos a vivir

Donar Mensualmente