Ir al contenido principal
Eduardo, paciente de St. Jude, con su mamá.
 

La energía de Eduardo es contagiosa

Haz una Donación

 
 

Con tan solo 2 años de edad, Eduardo es una "bola de energía" a la que le encanta correr por todas partes y jugar al cucú o peekaboo.

 
Eduardo, paciente de St. Jude, brincando.
 

Cuando Eduardo tenía sólo 6 meses, su vientre se hinchó notablemente. Su madre sabía que algo andaba mal.

Los padres de Eduardo lo llevaron a su pediatra local en la República Dominicana, quien le hizo una radiografía que reveló una masa del tamaño de una piña. La familia de Eduardo estaba devastada.

 
Eduardo, paciente de St. Jude, serio.
 

Mi bebé estaba muy enfermo. Se negaba a comer y dejó de mover los brazos y las piernas. Parecía que no había esperanza.

Mamá de Eduardo

Eduardo y su familia fueron referidos a St. Jude Children's Research Hospital, donde le diagnosticaron cáncer de hígado. El tratamiento de Eduardo incluía cirugía para extirpar la masa y quimioterapia. 

 
Eduardo, paciente de St. Jude, celebrando su primer cumpleaños durante su tratamiento en St. Jude.

Eduardo celebrando su primer cumpleaños durante su tratamiento de cáncer en St. Jude

 
 

Las familias, como la de Eduardo, nunca recibirán una factura de St. Jude por nada.

 
 
Eduardo, paciente de St. Jude, sonriendo con su madre.
 

Gracias a St. Jude, su madre está muy positiva con los resultados.

 
Eduardo, paciente de St. Jude, brincando.
 

St. Jude es un pedazo de cielo en la tierra. Es genial venir a St. Jude y sentirse en familia.

Mamá de Eduardo

 
 
 

Tu donación da a niños como Eduardo la oportunidad de crecer.

Haz una Donación

 
 
 

Conoce a más pacientes