Ir al contenido principal
Ashtyn, paciente de St. Jude, sonriendo con un lazo verde en el pelo.
 

Ashtyn y sus cariños derriten corazones

Haz una Donación

 
 

A Ashtyn le encanta ser porrista de su escuela, pero en abril de 2018, durante una de sus prácticas, sintió temblor y mareos.

 
Ashtyn, paciente de St. Jude, en su vestido de porrista.
 

Luego, comenzó a tener dolores de cabeza y vómito frecuentes hasta convertirse en una causa de preocupación, por lo que sus padres la llevaron a una consulta con el pediatra.

 
Ashtyn, paciente de St. Jude, vestida como una elfa con su hermana mayor y su perrito.
 

Luego, “Ashtyn tuvo otro episodio en la guardería y en ese momento pensé, ‘¿por qué está pasando esto?, ¿por qué está vomitando tanto?’", dijo su mamá, Kiara.

Ashtyn fue llevada al oftalmólogo y remitida a la sala de emergencia, en donde le hicieron una resonancia magnética.

 
Ashtyn, paciente de St. Jude, en frente de un fondo blanco.
 

Días después, Ashtyn fue diagnosticada con meduloblastoma, un tipo de cáncer cerebral. El oncólogo inmediatamente la refirió a St. Jude

Mi primer pensamiento fue, ‘¿es este el final de mi hija de 5 años?' Nunca piensas en qué te podría pasar a ti algún día. Ni en un millón de años imaginas que serás tú.

Kiara, mamá de Ashtyn

 
 

Las familias, como la de Ashtyn, nunca recibirán una factura de St. Jude por nada.

 
 
Ashtyn, paciente de St. Jude, con su familia.
 
 
 
  1. Ashtyn, paciente de St. Jude, en un vestido de Halloween.

    Ashtyn en su vestido de Halloween.

    Inicialmente, la mamá de Ashtyn quería que su hija recibiera un tratamiento en su misma ciudad.

    Pensé que era mejor idea quedarnos cerca de casa. Pero ahora opino que eso hubiese sido un error porque aunque tengo fe en nuestro sistema de salud local, St. Jude hizo del proceso una experiencia completamente diferente.

    Kiara, mamá de Ashtyn

    Ashtyn, paciente de St. Jude, sonriendo con sus padres.

    “Conozco personas que se declaran en banca rota por un tratamiento contra el cáncer” dijo su otra mamá, Brittney.

    Como madre y médico, uno se da cuenta de lo diferente que es el modelo de St. Jude.

    Ashtyn, paciente de St. Jude, sonriente.

    Kiara está muy agradecida de haber venido a St. Jude.

    “Sabía que St. Jude se especializaba en cáncer y sabía que habría niños como Ashtyn aquí, así que ella no se sentiría diferente y estaría más cómoda”.

    Ashtyn, paciente de St. Jude, con una obra de arte de girasol.

    Ashtyn fue sometida a una segunda cirugía cerebral después de llegar a St. Jude, también a una terapia de protones y quimioterapia. Recibió terapias física y ocupacional y comenzó el programa de kinder de St. Jude

    Ashtyn toca el corazón de las personas.

    Kiara, mamá de Ashtyn

    Ashtyn, paciente de St. Jude, pasando tiempo afuera con su familia.

    Ahora ha terminado su tratamiento y viene al hospital regularmente para chequeos. Está disfrutando de la nueva etapa de ser la hermana mayor de su nuevo hermanito.

    Kaira y Brittney describen a Ashtyn como una niña llena de energía y valentía. Esperan que crezca tocando la vida de las personas, así como St. Jude ha tocado la de ellas.

 
 
 

Pon tu granito de arena para ayudar a niños como Ashtyn a vivir.

Donar Ahora

 
 
 

Conoce a más pacientes