Ir al contenido principal
Eli, paciente de St. Jude, mostrando su fortaleza.
 

Eli demuestra su fortaleza todos los días 

Haz una Donación

 
 

Eli es curioso, le encanta las matemáticas y quiere ser astronauta cuando sea grande.

 
Eli, paciente de St. Jude.
 

Cuando la mamá de Eli, una profesional de la salud también, observó sus radiografías, apenas podía creer lo que veía.  El hueso de la pierna de su hijo parecía que se estaba disolviendo.

 
Eli, paciente de St. Jude con su mamá.
 

Con tan solo 6 años, Eli fue diagnosticado con osteosarcoma, un cáncer de hueso.

 
Eli, paciente de St. Jude abrazando a su mamá en St. Jude.
 

La familia fue admitida en St. Jude Children’s Research Hospital para el tratamiento de Eli. Ahí, Eli se sometió a una cirugía para remover el tumor y una parte de su tibia. Luego, recibió varios meses de quimioterapia.

Durante ese tiempo, su mamá y él vivieron en una de las viviendas de St. Jude, donde lograron acercarse y conectar más que nunca.

 
 

Las familias, como la de Eli, nunca recibirán una factura de St. Jude por nada.

 
 
Eli, paciente de St. Jude, siendo abrazado por su mamá.
 

Y su mamá volvió a sentirse medio incrédula, ésta vez por la gran cantidad de apoyo que le brindaba St. Jude.

 
Eli, paciente de St. Jude recibiendo un beso de su mamá.
 

No lo crees hasta que lo experimentas. Nos dijeron que mientras estemos aquí, estamos cubiertos. A medida que pasaba el tiempo, y no teníamos que preocuparnos por nada, quedamos impresionados — esto es real.


Mamá de Eli

 
 
 

Pon tu granito de arena para ayudar a niños como Eli a vivir.

Donar Ahora

 
 
 

Conoce a más pacientes