Ir al contenido principal

St. Jude celebra el Mes de la Mujer 

Para conmemorar marzo, mes en reconocimiento a la mujer, celebramos y destacamos las historias de amor incondicional, valentía y superación de mujeres admirables en St. Jude. Conoce cómo sus relatos sirven de ejemplo para el mundo.

Arte por Ty, paciente de St. Jude

 

 
De derecha a izquierda: Maelin-Kate, Anna Grace, Za’mya, Kaitlyn y Aspen, pacientes de St. Jude..

De derecha a izquierda: Maelin-Kate, Anna Grace, Za’mya, Kaitlyn y Aspen, pacientes de St. Jude.

 
 
Juan, quien fue paciente de St. Jude junto a su mamá, Amelia.

Juan, quien fue paciente de St. Jude, junto a Amelia

 

Aprecio cada momento extra que tuve con mi hijo

Amelia, mamá de Juan, quien fue paciente de St. Jude

 

Amelia perdió a su hijo por cáncer. Todo comenzó cuando Juan tenía 9 años y los analísis en Arizona revelaron que tenía un tumor canceroso en el cerebro poco común. Con el tratamiento que recibió en St. Jude, Juan pudo tener seis años más de vida.

Ya han pasado 3 años y medio de su partida y Amelia se preocupa por mantener vivo su legado. “Tenemos que seguir hablando de él”, dijo Amelia. “Así es como evitamos que sea olvidado”.

 
 

Pero la vida sorprendió a Amelia una vez más. En febrero de 2013, recibió la noticia que tenía cáncer. Sin pensarlo dos veces, se sometió a una doble mastectomía, quimioterapia y radiación, acompañado de una terapia hormonal para prevenir que el cáncer regresara.

Su condición no impidió que estuviera con Juan hasta su último momento. “Estaba rota, todavía lo estoy y siempre lo estaré. Sin embargo, estoy agradecida que St. Jude me haya dado tiempo con Juan. Tiempo con su familia. Tiempo que le dijeron en primera instancia que no tendría” expresó Amelia. “Aprecio cada momento extra que tuve con mi hijo”.

Arte por Olivia, paciente de St. Jude

 

 
Juan, paciente de St. Jude, compartiendo con Amelia, su mamá.

Juan, quien fue paciente de St. Jude, compartiendo con su familia 

 
 

María Belén, llegó a St. Jude, luego que su hijo Sebastián fuera diagnosticado con meduloblastoma. Desde ese momento, le tocó sumar a su ya larga lista de responsabilidades, uno de los más grandes retos: cuidar y brindar apoyo a su pequeño durante su tratamiento. “Una como mujer y mamá tiene tantos roles, pero lo hacemos de forma desinteresada porque es la esencia de la mujer; es instintivo el querer ser buena mamá, hija, amiga”, dijo María Belén.

 

¡Me gradué para que mis hijos vieran que los sacrificios sí dan frutos!

Belén, mamá de Sebastián, paciente de St. Jude

 
Sebastian, paciente de St. Jude junto a sus papás. Fotografía tomada en el 2016.

Sebastián, paciente de St. Jude junto a sus papás. Fotografía tomada en el 2016.

 
 
Belén con Sebastián, paciente de St. Jude, disfrutando en familia

Belén con Sebastián, paciente de St. Jude, disfrutando en familia

 

Para esta valiente mamá y mujer, el amor y la fe fueron los motores que la sostuvieron para atravesar la enfermedad de su hijo. También, la llevaron a tomar la decisión de volver a la escuela. “Si Sebastián a pesar de sus malestares va a su escuela, yo no tengo ninguna excusa para no hacerlo. Él fue el mejor ejemplo para mí”, dijo.

¡Y así lo hizo! María Belén logró graduarse en medios audiovisuales con honores en la Universidad Internacional de Florida, por sus siglas en inglés, FIU. “El amor por los hijos, por mostrarles que se puede salir adelante y que los sacrificios sí dan frutos jugaron un papel fundamental. Ellos son mi motivación número uno”.

 
 
Dahiralis, paciente de St. Jude, con sus padres.

Dahiralis, paciente de St. Jude, con sus padres. Fotografía tomada en el 2019.

 

En el momento uno no piensa que es un sacrificio.

Dahiana, mamá de Dahilaris, paciente de St. Jude

 

Dahiana nunca imaginó que llegaría a St. Jude desde Puerto Rico. Su valiente niña de solo cuatro años, Dahilaris recibió un diagnóstico de neuroblastoma y fue entonces cuando ambas partieron de su país, sin pensarlo dos veces, para comenzar el tratamiento lo antes posible.

 
 

Una de las anécdotas que define la maternidad y fortaleza de Dahiana fue, cuando se recortó su pelo largo que sobrepasaba su cintura, junto a su hija y su vecina. “Cuando Dahiralis perdió el pelo, muchos en mi familia se rasparon la cabeza, y yo que era la mamá, también me lo pregunté y lo hice. Mi nena fue quien me cortó el pelo”. Dahiana explica que su propósito era dejarle saber a su hija, Dahilaris, que con cabello o sin él, ella era hermosa y que no era algo para preocuparse. “En el momento uno no piensa que es un sacrificio.”

 “Gracias a la esperanza que tuve y puse en mi hija en St. Jude, ahora tengo a mi esperancita, ya que su segundo nombre es Hope, y ahora ella está aquí conmigo”, expresó Dahiana.

 
Dahiralis, paciente de St. Jude sujetando el pelo de su mamá, Dahiana

Dahiralis, paciente de St. Jude sujetando el pelo de su mamá, Dahiana

 
 

Maneras de celebrar el Mes de la Mujer y ayudar a St. Jude:

 
Arte por Maelin-Kate, paciente de St. Jude.

Envía tarjetas a las mujeres en la vida de los pacientes, y a sus mamás

Celebra este día tan especial, seleccionando una hermosa tarjeta digital inspirada en arte por nuestros pacientes. Podrás escoger entre un mensaje predeterminado o uno personalizado.  

Enviar Tarjeta

 
Tienda de regalos de St. Jude con nuevos productos para la primavera.

Obsequia un regalo a esa mujer especial en tu vida 

Busca un regalo especial para esa mujer que tanto te inspira, en la tienda de regalos de St. Jude. Cada compra ayuda a nuestra misión de salvar vidas. Disponible en inglés.

Buscar Regalos

 
Dedicando una donación a St. Jude.

Dona y dedica tu donación a una amiga, abuela o mamá

Honra a un amiga o mujer especial, haciendo una donación a St. Jude en su nombre. Luego, ella recibirá una tarjeta electrónica o impresa para comunicarle sobre su donación.

Hacer una Donación

 
 
Close